viernes, diciembre 09, 2011

Paradojas

Conduciendo el otro día cerca del Aljarafe sevillano, a pocos kilómetros de cruzar el Guadiamar, me llegó por la radio la impactante noticia de que el Tribunal Supremo, ¡por cuestión de formas!, falla en contra de la Junta de Andalucía y a favor de Boliden, la empresa sueca causante del mayor desastre ecológico conocido en decenios en nuestra región, tras la reclamación de la primera para que le sean pagados los gastos ocasionados por ese derrumbe de la balsa hipercontaminante de Aznalcóllar.

No sólo eso, sino que las costas del proceso judicial también recaen en la Junta.

Yo, que no estoy ducho en Derecho, me planteo ante este tipo de paradojas irritantes por qué tiene tan poca mano izquierda la Justicia. Si se ha visto un defecto de forma, de competencias o de cualquier asomo de trámite burocrático mal gestionado, se debe informar al departamento, consejería o institución concernido, pero no podemos permitir, una vez más, que se rían de los andaluces.

Una multinacional sueca se viene al sur, compra unos terrenos mineros para gestionarlos. Construye una balsa para hectómetros de residuos muy contaminantes que se demuestra que no pasaba los mínimos parámetros de seguridad. Se rompe la balsa. Boliden deja la mina a su suerte, no se implica en la limpieza del desastre ocasionado y se larga con las manos sucias a otra región del mundo donde su política de 'no escrúpulos' pueda seguir rentándole dinero.

¿Imaginamos la historia al revés?

Un grupo minero español se implanta cerca de Goteborg o Estocolmo, y causa una tragedia ecológica irreparable.

¿El Tribunal Supremo de Justicia sueco habría permitido que ese grupo se fuera de rositas sin pagar los cien millones de euros que hubiese costado hacer frente a sus responsabilidades?

A veces uno se plantea si nuestra Justicia es equitativa o si los corsés que ella misma se establece la hacen no sólo corta de cintura, sino cegata.

2 comentarios:

Sharly dijo...

La justicia no puede ser justa Salva, viene viciada desde su nacimiento siglos atrás. Cuando los primeros seres humanos se hicieron ricos, para no compartir con los pobres crearon dos figuras. La una de derecho y la llamaron "propiedad privada" la otra se creo para proteger dichas propiedades la llamaron policia y tribunales. Los tribunales están al servicio de los que tienen (Boliden), las leyes se escriben para proteger a los ricos no para proteger a los pobres. La historia esta llena de ejemplos.

Anónimo dijo...

Estimado Salva,

No sé por qué te sorprendre el revés que le han dado a la Junta. La chapuza suele ser norma en la casa: a mí no me ha extrañado, será porque conozco de sobra cómo trabajan...30 años de autonomía y seguimos a la cola de todos los indicadores de bienestar del estado,por algo será...

ANTÍPODAS.