viernes, mayo 06, 2011

Dilema

Cuando ayer noche llegué a casa sabía que me iba a enfrentar a una noticia con la que, ocurriese lo que ocurriese, me iba a sentir confuso.

Anoche el Tribunal Constitucional avaló las listas electorales de Bildu, el complejo independentista de la izquierda vasca.

Una de las personas a quien más aprecio, por su generosidad y afecto, es un vasco claramente independentista al que la palabra España le repele y con quien nunca estaré de acuerdo en cuestiones políticas, pero al que respeto profundamente.

Es de todo punto ilógico que no todas las opciones políticas democráticas puedan ser votadas en nuestro país, incluidas aquéllas que reniegan del propio país y su derecho a existir como tal. No hay nada más sano que permitir a cada persona decir cómo quiere que su sociedad esté organizada y cuál es su territorio.

Mi gran dilema viene por el hecho de encontrar en esas candidaturas rostros como el de la alcaldesa de Hernani, que jaleó a los etarras que mataron en Barajas a dos ecuatorianos.

Es demasiado el tiempo que se llevan riendo de nuestros muertos y aplaudiendo salvajadas como para creer su conversión en demócratas sin pistolas.

En Aralar veo una opción limpia de vía independentista, un sentimiento compartido por un porcentaje considerable de la población vasca.

Con esta validación del Constitucional oiremos exabruptos contra nuestro país venidos de los candidatos de Bildu, pero ahí debe estar la grandeza de nuestra democracia, en dejar que quienes no quieren pertenecer a nuestra sociedad y entiendan que su futuro está tras otras fronteras, también tengan derecho a decidirlo.


2 comentarios:

[Jos] dijo...

Hace unos días había escrito un post sobre la ilegalización de Bildu. A través de esta entrada tuya me acabo de enterar del fin de la historia.

La justificación de la violencia me repele. Pero también tengo que decir que esta "conversión" en demócratas convencidos podría bajar muchos humos en torno al conflicto vasco. Yo creo que es una oportunidad útil para que la base social de la izquierda abertzale deje de pensar en la organización armada como estrategia política.

EL TC le ha dado una oportunidad a la palabra, espero que todos y cada uno de los miembros de Bildu no fallen.

Anónimo dijo...

Y si fallan, convendría recordar a Alberti: "A galopar, a galopar....hasta enterrarlos en el mar"

Saludos
Montgeron