x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

lunes, mayo 02, 2011

Carcas

Sí, tiene una connotación peyorativa su simple pronunciación: Carca.

Para entender a estas personas que están contra el mundo, intento ponerme en su interior. Y lo que veo son miedos y complejos.

Van despotricando contra todo lo que implique progreso porque les asusta pensar en otras vidas posibles. Tratan de retener al máximo las rutinas de siempre, por muy infelices que les hagan, porque reteniendo lo anterior vivirán en un mundo donde el azar, deben pensar, tome menos fuerza y, por ende, estarán a salvo de agresiones a su esfera de cristal.

La merienda a las seis, la vajilla para los domingos y la ciudad de siempre. No quieren obras que destruyan, porque todo lo que sea cambio es destrucción. Si peatonalizan una calle con tráfico rodado es un crimen, porque ellos siempre han circulado por ahí con el coche, si se aprueban leyes sociales, a favor de minorías marginadas desde siempre, están impulsadas por el demonio.

Y son seres acomplejados, que luchan contra la alegría de la gente que sí sabe entender la vida como imperfecta, que tratan de cambiar las cosas, desmitificarlas, adaptarse y no dogmatizar. Porque nada en esta vida es para siempre, ni hay barreras ante las que nos tengamos que parar.

El carca sufre desde su atalaya, acobardado por un mundo cambiante, y despotrica, blasfema y se revuelve en sí mismo. Compra la prensa que le da la razón, se asoman a las pantallas de televisiones cómplices, donde van cociendo políticos en la gran hoguera de la purificación, donde también meten a mujeres valerosas, a ser posible divorciadas y felices, homosexuales bienpensantes o escritores irreverentes.

Desde su púlpito se asoman, santiguándose, a las vallas de las obras de las ciudades para decir: Estos infieles nos destrozan nuestro pasado.

6 comentarios:

Blogmaster dijo...

No lo veo yo así. Un "carca" defiende su visión del mundo igual que un "progre" defiende la suya. No todos los cambios tienen por qué ser buenos.
En mi profesión, la Medicina, a pesar de todos los enormes adelantos científicos y de toda índole que se han producido, el mejor tratamiento que existe para un absceso es... el mismo que ya dijo Hipócrates 400 años antes de Cristo: abrir el absceso y drenarlo.
Hay que saber encontrar la sabiduría de nustros mayores. Ellos también quisieron cambiar el mundo en su momento, de acuerdo con sus ideas y creencias. Esas ansias de cambio son características de la juventud. Y una de las características de la madurez es darse cuenta de cual de esos cambios ha sido erróneo.
De la misma forma que un buen vino, o una buena sinfonía tiene "algo" que la hace perdurar a través de los años y seguir gustando, las costumbres que perduran es porque tiene ese "algo".
El cambio, por el cambio, me parece propio de niños.

Un abrazo

Alforte dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu discurso, al igual que con el planteamiento de Blogmaster, el cambiar sin quedar demostrada la valía de ese cambio es de necios; aunque creo que Salva se refiere a las personas que en lugar de evolucionar, involucionan; esos carcas que tienen miedo a que cambie lo establecido y se aferran con fuerza a sus cadenas.

Future Kisses

Anónimo dijo...

Interesante entrada amigo Salva.
Lo único que ha de conservarse es el espíritu entusiasta, emprendedor y positivo para que con una buena dosis de inteligencia y respeto al pasado consigamos vivir en una sociedad avanzada y actual en la que convivan las tradiciones y modernidades únicas y singulares.

Vamos, que no nos carguemos el salmorejo cordobés y el pincho de tortilla de toda la vida y que a la vez disfrutemos de un el pulpo a baja temperatura con patata confitada...

Nos vemos en el real....

Ahh, el genio Bunbury tiene un tema que viene muy bien a esta entrada...disfrútalo!

Enrique Bunbury - Porque Las Cosas Cambian ( Videoclip / HD )

Un saludo
Rivo

Reyes dijo...

No creo que se pueda relacionar la sabiduría de los mayores con el inmovilismo carca , que sí se agarra al estado de las cosas "porque así fue toda la vida" .
Más de una vez me he referido a la inteligencia como bálsamo para los conflictos, querido Salva .
Esta vez tengo que volver a hacerlo .
Un beso.

Ángeles Hernández dijo...

Es que no concoen la canción de Aute:

""Que el pensamiento -o la actuación- no puede tytomar asiento, que el pensamiento es estar, siempre de paso..." porque sólo morir permanece y lo demás es un accidente.

Un abrazo Á.

http://angeles-piensoluegoescribo.blogspot.com/

Martín dijo...

El pasado sábado celebramos el cumpleaños de mi cuñado. 50 años!!! Y mi hermana quiso agasajar a su marido preparándole una fiesta con los amigos "de verdad". Me asignaron la misión de encargar la tarta, con la consigna que incluyese el texto "guapo, guapo, guapo". Cuando fui a recoger el dulce enclavamiento de las velas, me privé de comentario alguno, dado que no quería agriarme la noche, pues el texto que figuraba en la tarta era "Wapo, Wapo, Wapo".
Ya hace bastantes años que llegué a la conclusión de que en esta vida, todo es relativo, y por eso, en este caso concreto, prefiero ser un poco "vieji" (aunque no carca) y conservar "las formas" en el lenguaje...
Aún así, estoy de acuerdo contigo, Salva, y defiendo el progreso, aunque a veces, no todo lo que progresa sea mejor que lo ya conocido...