x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

viernes, julio 29, 2011

Pues venga

No he conocido pueblo más amable que el mexicano.

Cuando tuve la oportunidad de ser destinado para trabajar allí unos meses, se me cayeron los estereotipos acumulados por tópicos y falsedades.

Recuerdo como si fuera ayer los encuentros con gente que me conocía por vez primera y cómo me integraron en sus casas, sus familias o sus amigos.

Era un placer asimismo apreciar la suerte que tenemos de poder hablar la misma lengua con todo un océano de por medio.

Por entonces no tenía miedo de pasearme por las calles de Torreón, la ciudad donde tuve la fortuna de trabajar, aunque los malditos narcoterroristas están pervirtiéndolo todo.

En mí encontraron a un españolito ávido de conocerles sin prejuicios, apuntándose a toda cena, visita, fiesta o tequila que se pusiese por medio.

Tan presto estaba que acabaron por llamarme el '¡Pues venga!'

Porque a cada proposición de introducirme en su mundo, éste que aquí suscribe siempre respondía así.

Como a todos los Salvadores, me llamaban Chava.

¿Unas quesadillas?

¡Pues venga!

4 comentarios:

Gincrispi dijo...

Siempre he pensado que todo sale mejor cuando tienes la disposición para que eso ocurra así. Y si te encuentras con gente que comparte la misma alegría por vivir, pues mejor.


Saludos y gracias por tu último comentario. ;)

Anónimo dijo...

Un pueblo noble y valiente donde los hayas.No olvidemos nunca la acogida generosísima que dieron a los miles de refugiados republicanos españoles tras la guerra civil.Fueron recibibos como hermanos.

Pues venga ¡¡¡ QUÉ VIVA MÉXICO !!!

ANTÍPODAS

Reyes dijo...

Jo.
Es uno de los países que siempre quise conocer,y tengo una amiga mexicana pero ahora vive en Argentina.
...
Besos, pues venga.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, por lo que dices. Soy de Torreón y sí, es una gran ciudad a pesar de todo. También te puedo decir que tuve la oportunidad de visitar España. Y con honestidad te digo que no me he sentido extranjero allá. Nos han tratado muy bien. Saludos!