jueves, octubre 11, 2012

Españolizar

Españolizar debe ser de españolazos.

Verbo inventado con agresividad, chulería y pocas luces. Agresivo por lo que implica de sometimiento, chulesco por la prepotencia que refleja y pocas luces porque conjugándolo se consigue justo el efecto contrario del pretendido objetivo.

Olvidémonos de los alumnos catalanes y apliquémonoslo a, por ejemplo, los ciudadanos andaluces. A mí mismo. Que alguien venga a españolizarme me produce un repeluco brutal.

Las patrias, si se quieren querer, deben ofrecerse como espacios de fraternidad en los que uno se sienta como en casa.

Suena a evangelizar, a tratar de convencer de verdades absolutas que no existen cuando se habla de pertenencias personales, subjetivas, a un colectivo u otro.

Españolizar es sinónimo de separarnos más, de no entender nada ni querer ponerse en la piel del otro con quien quieres convivir.

Cada frase de este ministro soberbio, que está convirtiendo la educación en una prestación de lujo, produce más vergüenza.

Con estos discursos envenenados de esencias no hace más que jugar a favor de aquéllos que nos odian, dándole razones para creer que todos los españolitos (por contraposición a los españolazos) somos igual de intransigentes.

A España no se la quiere por cojones, señor ministro. A España se la quiere porque hemos nacido aquí, como queremos a la familia en la que nos hemos criado. Son colectivos que no elegimos pero a los que tomamos cariño por el simple hecho de haber vivido nuestra vida con ellos, en ellos.

Mi España no es la suya, señor Wert, ni la Cataluña que yo admiro es la del señor Mas.

Déjense de españolizar ni catalanizar, dejen a la gente que elija cómo se quiera sentir.

La mejor forma de atraer a alguien es abriendo puertas, no poniendo rejas.


4 comentarios:

N-2 dijo...

Cuando tendemos a un mundo globalizado donde cada vez haya menos fronteras... ocurre como en una carretera nacional: que te encuentras a alguien en el sentido contrario, que habla de fronteras ficticias
Es todo una manipulación que no me da miedo porque sigo confiando en esa misma España de la que tú hablas y te sientes orgulloso...yo también lo estoy

Anónimo dijo...

A mi me suena españolizar a evangelizar como cuando Colón llegó a las Américas en 1492. Darles nuestra cultura y nuestra religión fueron nuestra mayor aportación al nuevo continente.
Sin dejarnos caer en eufemismos, españolizar yo no lo veo en el sentido peyorativo que le quieren dar los nazionalistas catalanes. Vendría a ser recorrer en sentido contrario el camino marcado por los independentistas catalanes durante más de 30 años de persecución a todo lo español. Este régimen totalitario lleva educando a los niños desde su más tierna infancia la idea del odio hacia el resto de España. Que quede claro que Cataluña es España y que allí viven millones de personas que se sienten tan catalanes como españoles.

No estoy de acuerdo con el ministro Wert en muchas cosas, de hecho en casi todo porque representa a un sistema injusto como es la política del PP (el partido de los señoritos, de los engominados y el de los riquitos) pero sí lo estoy en deshacer, vía educación, la perversa idea de los nacionalistas catalanes de separar Cataluña de España porque como digo el sentir de muchos catalanes es España.

Saludos

manipulador de alimentos dijo...

Lo más natural del mundo, el decidir por uno mismo, se está conviertiendo en lo menos natural.. Es todo tan artificial!! Un saludo

Anónimo dijo...

Los catalanes “enteraos” saben, y lo han demostrado a lo largo de la historia más reciente, que el hecho de pertenecer a España y al mismo tiempo decir que no quieren ser españoles, es una situación rentable de la que han sacado todo tipo de partido (económico, político..etc). Es un status quo que les conviene persecula seculorum. Creo que esta última parida del Sr. Mas (no confundir con los supermercados) no les conviene ni a los “más” recalcitrantes nacionalistas de la Cataluña pueblerina del interior, esos que queman banderas que tienen los mismos colores que la “señora”..o “señera”…..o como c…ño! se llame.
Y va luego y aparece el tonto del pueblo, en el momento más oportuno, diciendo lo de “españolizar”….¡no si ya te digo yo queeeeee…..

En fin saludos de Montgeron…me tienen los políticos hasta los h…vos