martes, junio 12, 2012

Viriato

Este héroe hispano-portugués de la época del imperio romano, conocido estratega y líder admirado por sus enemigos, da nombre a una histórica calle del centro de Sevilla por la que suelo pasear.

El otro día, cuál fue mi sorpresa, la muy católica ciudad se encargó de quitarle el rótulo a esa calle para reemplazarla por el de Madre María Purísima de la Cruz.

A mí me se me retorció el estómago.

Investigando para escribir esta reflexión he comprobado que, al menos, han dejado un trozo de calle para el insigne Viriato, arrinconándolo pero no haciéndolo desaparecer definitivamente.

¿Quién autorizó ese cambio en el nomenclátor? El alcalde popular, Juan Ignacio Zoido.

En estos últimos meses también cambió el de la actriz Pilar Bardem por el de Nuestra Señora de las Mercedes.

Y así seguirá inundando nuestro callejero de homenajes a vírgenes, cristos y santos, para no dejar duda del catolicismo de una ciudad de la que se cree en posesión por haber ganado unas elecciones.

Una ciudad en la que los laicos estamos rodeados por doquier de hermandades de penitencia, procesiones en todas las épocas del año y símbolos ostentosos de religiosidad cristiana.

Nos atacan, a los laicos, como cuatro perroflautas extraviados en una ciudad en la que, piensan, nacimos o vivimos por equivocación, cuando estoy convencido que somos más los que nos indignamos con esta presencia inmisericorde, nunca mejor dicho, de lo católico en nuestra cotidianeidad.

Pero parece que protestar contra esta involución implica ser un traidor a la ciudad, a la tradición, a su esencia.

Y yo, con todo el respeto, me desentiendo de esencias que impliquen talibanismos.

La ministra de Trabajo está convencida, y lo dice a los cuatro vientos sin ruborizarse, que la virgen del Rocío nos sacará del agujero de los cinco millones de parados. Ésa parece ser su principal estrategia política. El alcalde de Sevilla, por su parte, procesiona con el Corpus Christi para remediar la crisis económica.

Y yo me pregunto, ¿a quién nos encomendamos para quitarnos de encima tanto fundamentalismo religioso, casposo y trasnochado?

Yo no me bajo de la lucha por una sociedad más sana. Sí. Más sana, abierta y solidaria; menos hipócrita, beata y torticera. 

7 comentarios:

Argax dijo...

No podría estar más de acuerdo, además añado una reflexión, no dudo de que los dos personajes que mencionas en tu entrada tengan fe en su religión, pero tampoco dudo de que hacen un uso político de esa fe. Y hay gente que aun considera un mérito personal tener fe en la virgen del rocio y derivados.
Para mí no son más que políticos de bajo nivel, de los que se agarran al poder y no sirven a los ciudadanos.
De la ciudad que habitamos, pues bueno, hay reductos para los que piensan diferentes, aunque en esta legislatura local puede que se reduzcan.

Un abrazo

Alforte dijo...

¿Pero es que hemos vuelto al populismo más oscuro y rancio?

¿Es que en el siglo XXI nadie se escandaliza por el uso político de una (supuesta) fe católica como apunta Argax?

¿Realmente esta gente difiere mucho de los fundamentalistas árabes?

¡Qué paranormal y siniestro es todo esto!

Bsote.

Anónimo dijo...

Y no te pareció igual de mal cambiar el nombre de la calle Nuestra Señora de las Mercedes por Pilar Bardem?? qué méritos tiene esta señora aparte de ser comunista??? por favor no seamos tan hipócrita?? Defendemos lo que nos gusta y ni uno es totalmente blanco ni el otro totalmente negro.

Salvador Navarro dijo...

Tranquilo... que fue al revés. La virgen de las Mercedes fue la que le birló la calle a la actriz 'comunista' venida de los infiernos

Salvador Navarro dijo...

Y, evidentemente, he abierto esta ventana al mundo para defender lo que me gusta y yo creo justo, pero también para dejar que los demás opinen

Anónimo dijo...

Atacar la derecha sistemáticamente y visceralmente esta muy de moda pero yo me pregunto si no hay mucho parecido con la izquierda? Algún partido defiende realmente a los trabajadores o a la banca? No son sistemas politicos neoliberales? No defiendo la derecha que es un sistema injusto socialmente que defiende el capital pero y la izquierda qué méritos tiene aparte de dejarnos totalmente arruinados y con una tasa de paro propio de un pais africano? Estos gobiernos de izquierdas que son tan populistas solo traen pobreza por doquier. Para que hablar de los falsos EREs en Andalucia, caso Gurtel, etc. Y los responsables politicos de dejarnos un pais arruinado disfrutando de prebendas y demas privilegios. De vergüenza.

Anónimo dijo...

Yo también procuro dedender mis ideas pero alejándome de lo visceral e intentando ser racional.

Estimado Salva, te recuerdo que ese hecho no es nuevo. Siendo Alcalde el señor Monteseírin, se cambió el nombre de la Calle Turia de los Remedos por el de Virgen de la Victoria " La cigarrera". También he visto a ese ex alcalde supuestamente de izquierdas subirse a la carreta del simpecado de la Hermandad del Rocío de Sevilla para depositar un ramo de flores.
En cuanto dedicarle una avenida a Pilar Bardem me pareció ridiculo en su momento. Esa señora nació en Sevilla porque sus padres eran actores del bando franquista, y estaban trabajando aquí. Nunca ha tenido vínculo con la ciudad, ni es una actriz de primera.
Siendo niño, llegué a Sevilla en 1975. La avenida se llamaba General Merry y el edificio donde yo vivía Edificio Ntra Señora de las Mercedes. Este bloque y otros de la zona los construyó una cooperativa de gente trabajadora,auspiciada por un curra obrero don Carlos .También construyó un colegio que áun existe y que lleva el mismo nombre de mi antiguo bloque.
Yo estoy cansado de esa izquierda supuestamente tolerante y portadora de los mejores valores.
A mi esa izquierda me ha recortado el sueldo en un 20%, me ha robado como ciudadano andaluz un montón de millones con los Eres. Esa izquierda que está enchufando a los suyos en la Junta, esa izquierda que se ha cargado la costa andaluza y bueno...paro porque me altero.

Si hay que denunciar, se denuncia pero a diestro y siniestro.

Un saludo. Antípodas