x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

sábado, junio 04, 2011

Náuticos

Iba con mi hermana Raquel y mi sobrino Iván a un tema de papeleo a Los Remedios. Dejamos el coche en el parking de Plaza de Cuba y salimos a la calle.

Cuando la luz del exterior nos cegó, Raquel y yo tuvimos la misma visión de retroceso en el tiempo. A la época de Mecano y de nuestros veraneos en La Antilla.

Una pandilla de adolescentes, sentados en el muro de salida del parking, con sus pantalones de pinza, con el cinturón con la bandera de España, sin llegarle por supuesto a cubrir los tobillos, a lo Aznar, el pelo bien engominado hacia atrás, camisas de raya que pareciese que hubiesen comprado en serie, el jersey atado a la cintura y los náuticos azules en los pies.

No puede ser verdad.

Pero lo era, definitivamente no habíamos viajado en el tiempo ni estábamos soñando.

Hay núcleos de nuestra sociedad, y en Sevilla mal que me pese son núcleos amplios, a los que pensar en el progreso y el cambio les produce urticaria. Visten a sus niños como los vestían a ellos treinta años atrás.

Yo vivo en una burbuja, que se llama la Alameda, barrio abierto, donde se ven nuevas tendencias, se abren negocios arriesgados, hay una amplia vida cultural y mentalidad cosmopolita. Sé que Sevilla no es la Alameda, pero también.

Afortunadamente, para mí, la modernidad se va abriendo paso sin posible vuelta atrás en esta ciudad a la que quiero tanto, porque es imposible ser inmune a los cambios en las relaciones sociales, en las modas y los hábitos. Porque Sevilla tiene la virtud de estar muy viva.

De vez en cuando, sin embargo, subes las escaleras de un parking y te dices... ¿y si el intruso soy yo?

15 comentarios:

Reyes dijo...

jejejejeje
los náuticos, qué fuerte.
...
Ejem.
Me gusta mucho más la Alameda , claro.
Y no creo que seas el intruso , por suerte Sevilla tiene su parte guay.
Por cierto la decoración minimalista del salón de mi casa es obra de mi madre, no te olvides que aun no vivo sola .
Ésa es otra de las cruces ,jejej .
Besos.

Anónimo dijo...

¡ Y cómo no, tenía que ser en Los Remedios!
Viví desde los 10 a los 25 años en LLRR y una vez más , como es tradicional, me topo con un sevillano de otro barrio dando caña al personal de mi barrio. Son fachas, conservadores, votan al PP, comen Avecrem y un sin fin de tópicos.
En los Remedios como en todos los barrios, vive gente muy acomodada, gente de clase media, clase media baja y trabajadora.No todos son socios del Náutico o del Labrores.
En mi barrio tb hay gente emprededora, que pone negocios modernos ,de vanguardia,y eso desde siempre, no de ahora.
Es difícil ser tolerante, aceptar al distinto, al diferente. Si esos chavales quieren vestir así, por qué te molestas? Allá ellos. Estoy cansado de oir tanto tópico, tantos comentarios de progres que en el fondo son unos intolerantes.
Probablemente en LL RR se lea más prensa, se vendan más libros y se vea más cine de calidad que en cualquier otro barrio de la ciudad.
Y por cierto, esos chavales podrían ser de otras zonas: Porvenir,Centro,Sevilla Este, Nervión o Heliópolis...
Pienso en mis amigos del barrio:Pelu,Amparo,Rocío,Perpi, Alfonso etc...Creo que ninguno se pone bandera española, eso sí viajan,leen mucho, se manejan en varios idiomas, son tolerantes y seguro que no les importa tomarse un café en la Alameda donde el tiempo, a veces, parece habese detenido en mayo del 68 o es un tópico?
ANTÍPODAS.

Salvador Navarro dijo...

'Si ellos visten así, allá ellos...'
y si yo quiero comentarlo lo comento, faltaría más.
En ese barrio el 90% de los votos van para el PP, algo inaudito. No creo que se pueda hablar de sociedad heterogénea con esa tendencia electoral. Ahí va incluida la juventud, la clase obrera de la que hablas... Algún sabio decía: 'Ser joven y de derechas es una contradicción biológica'. Yo apoyo esa frase y la repito. Tengo el derecho a criticar lo que no me gusta de mi ciudad. Como tú, ANTIPODAS, a detestar mis opiniones. Eso es democracia.
Y no me faltan amigos de Los Remedios.

Alforte dijo...

El inmovilismo es una de las características de la derecha. Desgraciadamente en Sevilla se consume mucho fijata, nauticos y Lacoste; aunque tampoco sea de mi agrado prefiero el "arrabal"(como algunos sevillanos definen el resto de Andalucía), al menos no se ven tantos aires de grandeza.
Bsote.

Salvador Navarro dijo...

Somos muchos los sevillanos, querido Alforte, que luchamos por una ciudad más abierta. Y te aseguro que somos legión y lo vamos a conseguir. Un abrazo desde Málaga

Salvador Navarro dijo...

Por cierto, tengo 43 años y en mi vida he oído a ningún paisano llamar 'arrabal' al resto de Andalucía

Anónimo dijo...

Seguimos con los tópicos: náuticos, fijata, Lacoste y derechona....y lo del arrabal es la primera vez que lo oigo.
Estimado Alforte los arrabales en Sevilla son Triana, San Jerónimo,San Benito, Huerta el Rey, San Bernardo y Prado de San Sebastian...
Qué dificil es ser pensar racionalmente...Tenemos a una izquierda que ha sido desajolada de los ayuntamientos por su corrupción, por su afición desmedida a los audis, a los restaurantes de cinco tenedores y a Adolfo Domínguez y nos dedicamos a buscar la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.
Suscribo una vez más lo que dijo mi admirado Marcelino Camacho, una cosa es ser de izquierdas y otra ir de progre...

ANTÍPODAS

Salvador Navarro dijo...

Simplemente me gustaría que la burguesía sevillana llevara la delantera, fuera moderna y rompedora, tirase del carro y no lo frenase, que entre sus preocupaciones estuviera el estar en la vanguardia y no pendiente exclusivamente del diseño de las farolas del centro de la ciudad o del color de las losetas de la Alameda... eso es lo que me duele, que la gente de Sevilla con recursos económicos y poder para romper moldes esté tan adormecida y se regodee tanto en lo de siempre. Que no tenga las miras puestas en Barcelona o París, y sí en Almonte.

Anónimo dijo...

Evidentemente que hay una burguesía emprendedora, que se arriesga y monta negocios y también están los curritos que se atreven a dejar su empresa y montar su chiringo.También los hay que miran a Almonte...y otros aún más burgueses que miran al campo de la Feria, supuestamente más popular...Pero no te equivoques, no hay burguesía más clasista, más conservadora y que desprecia a todo lo que viene de más allá del Ebro, que la catalana.¡ Espero no tener Pujols, Laportas o Maragalls por aquí.Mare meua


ANTÍPODAS

PABLOSKI dijo...

No puedo menos que coincidir bastante con Antipodas. Veo que tienes un estereotipo de los votantes de derechas arcaico y defasado; en mi opinión no eres tan tolerante y abierto como nos dejas entrever con tus palabras. No todos los que votamos a la derecha vestimos con Lacoste, ni tenemos bigote ni van con el pelo engominado. Te puedo asegurar que tampoco a mi me gusta. Sin embargo te puedo decir que veo mucha más tolerancia, espíritu de esfuerzo y apertura de espíritu en mi entorno de "derechas" que en otros entornos de izquierdas. Para muestra nuestro gobierno "progre" que es el más intervencionista, regulador e impositivo que haya existido desde el franquismo. Si la la derecha se le hubiera ocurrido limitar la velocidad a 110 o prohibir el tabaco en los locales, se le hubiera levantado el país.

Anónimo dijo...

Estimado bloguero:

En tu primera réplica,dices que yo destesto tus palabras.Lo siento mucho ,pero ese verbo no encaja con mi forma de ser.Tus comentarios, me pueden gustar o no, pero lo de detestarlos,lo siento no va conmigo.Y,evidentemente,puedes criticar lo que te plazca, faltaría más...
Si en Los Remedios el PP ha obtenido un 86% de los votos es para que el Psoe se preocupe, aunque más debería preocuparse, por lo ocurrido en Alcosa, Torreblanca etc...
Nada más, y por favor, tolerancia y respeto al que piense distinto.

Ah, se me olvidada, destesto los caracoles ...

un abrazo, ANTÍPODAS.

a

Anónimo dijo...

Supongo que sabías que provocarías este debate que yo acabo de descubrir que me he perdido. A mi esa forma de vestirse que describes me parece sincermente hortera. Del mismo modo que lo del pantalón cagao y las rastas de la Alameda me parece absolutamente horroroso. Cada ecosistema tiene su fauna propia y alrededor vivimos las personas "normales".

Salu2

Fernando

Anónimo dijo...

Añado:

Identificar supuestas ideologías con formas de vestir me parece absurdo, impropio de este blog, estrecho de mente, prejuicioso y tópico. No creo que nadie pretenda expresar su ideológia con su forma de vestirse. Poca gente más "pija" conozco que mucho alto cargo y alta carga (y parentela) de la Junta.

Salu2

Fernando

Anónimo dijo...

Anhelo el día en el que de verdad vivamos en una sociedad tolerante, en el que los complejos de dictadura no existan, en el que se mire con la misma naturalidad a todos los ciudadanos independientemente de como vistan, de sus aficiones, de su ideología política, de su condición sexual, de su religión o de su raza.

Ese día, que espero vivir, dejaré de leer columnas de opinión, tanto en periódicos "progresistas" como "conservadores", que escriban sobre temas tan rancios como el elegido en esta entrada; dejaré de ver a partidos políticos y a sus fervientes seguidores escudados en el progresismo y la tolerancia propagandísticos, para luego practicar un totalitarismo ideológico más propio de partidos conservadores; y dejaré de oír los calificativos "facha" y "rojo".

Ese día, amigo Salva, saldrás del parking de la Plaza de Cuba y no verás a adolescentes con la cara de Aznar ni sentirás urticaria, sino que bromearás con tu sobrino diciéndole al oído: "Mira Iván, si ponemos a esos niños en fila tenemos un código de barras..."

Un saludo
Rivo

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con Rivo y con Fernando: ojalá llegue el día en que no se juzguen a las personas por su forma de vestir...

Mi amiga Anabel,es una chica a la que todo el mundo llamaría una tía pija...Directora de sucursal bancaria, 43 años, ropa buena, católica y de derechas.Anabel tiene una hermana mayor con una deficiencia mental grave, un sobrinito autista y una madre bastante mayor. Anabel está volcada en su familia, colabora con varias organizaciones de ayuda a deficientes y tiene un muy alto sentido de la justicia social. Es generosa y buena gente, siempre dispuesta cuando los amigos la necesitamos.Los domingos asiste a misa.
Supongo que para algunos su apariencia puede ser desprecialbe.Yo me quedo con Anabel.Ya quisieran algunos progres de salón tener su humanidad.Ah se me olvidaba...lee ABC.


PD: Creo que ninguno de tus artículos tuvo tantos comentarios.

Un saludo. ANTÍPODAS