domingo, junio 12, 2011

Irredentos

Hay personas que siempre responden en negativo, en un tic que quizás ellos mismos desconozcan y que les define, seguro, en su espíritu ante las cosas.

-Estás más delgado, ¿no?

-No, qué va, lo que pasa es que he perdido unos kilos.

Los puntos sobre las íes. Siempre tienen que ponerlas.

Seguro que en cada argumentación hay un detalle que corregir en las respuestas, en los diálogos, pero cansa esa actitud de corrígelotodo.

El pasado domingo leía una entrevista a Elena Ochoa, la esposa de Norman Foster. Resultaba ridículo leer como siempre comenzaba la respuesta en negativo.

Tal vez piense que eso dé valor a sus discursos, pero yo creo que más bien los empobrece.

Es un ejercicio que deberíamos practicar con nosotros mismos y con los demás. Escuchar a nuestros amigos y aconsejarles, a aquéllos que caigan en esta práctica irredenta, que es mejor comenzar a responder en positivo, aunque sea para argumentar una negativa.

Es cansino verte corregido a cada momento en tu intento de acercarte al otro, pudiendo darse el caso de que te hartes de establecer conexiones por no tener que sentirte a cada palabra bloqueado.

-Te aprecio mucho.

-No, tú no me aprecias, lo que pasa es que me tienes cariño.

4 comentarios:

Ángeles Hernández dijo...

Digo yo que será por hacer notar que "ella " también piensa y no se conforma con la vulgaridad de SÍ , MUY BIEN.

Quizás de eso ya tenga sobredosis en casa de un divo.

Me gusta la reflexión que apuntas, por si acaso voy de chica nones sin haberme dado cuenta, tomo nota.

Un abrazo Á.

Argax dijo...

Importantísima clave la que mencionas en la comunicación entre las personas. Entiendo lo que dices y más de uno se ha molestado al inicárselo, será a lo mejor que yo lo he soltado muy de sopetón, pero esa bofetada no es tal en la mayoría de ocasiones.

Esta actitud tiene que ver con la inseguridad, claro. Hay gente que no quiere que las cosas, a cualquier nivel, cambien y no se dan ni cuenta.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

A veces es más interesante fijarse en el cómo respondemos que en el qué respondemos. La parte subjetiva del cómo se responde lleva un mensaje a veces más importante que la parte objetiva.

Salu3

Fernando

PABLOSKY dijo...

Quizás yo sea uno de tus "negativistas" o quizás lo que recibes son mensajes de modestia que no pretenden importunar.

Has adelgazado? -no lo suficiente.

Pero en la vida uno se plantea objetivos y hasta que no los consigue no se dá por satisfecho; de ahí posiciones inconformistas que pueden parecer negativistas.

De todas formas coincido contigo en que la actitud ante la vida debe ser "positivista" por lo que tendré cuidado en evitar arranques "negativos". Mi puesto de trabajo me obliga a lanzar mensajes a las personas y siempre hay que encontrar un buen equilibrio entre decir la realidad de las cosas, no siempre favorables, y lanzar mensajes positivos para animar en el futuro.

Para crear un poco de polémica (lo digo en positivo) te diré que el riesgo es caer en el "optimismo irracional" y perder la referencia del mundo real. Para muestra un botón: nuestro gobierno.

Por cierto, he adelgazado 10 Kg y me siento como nunca. Estoy loco de contento. Eso si es positivo.