martes, enero 04, 2011

Madina

Mal que me pese a veces, soy un defensor de la clase política.

Lo fácil es la crítica, pero es cierto que los países, regiones, ciudades y organismos internacionales deben ser dirigidos para que el ser humano pueda integrarse, mediante leyes, obligaciones fiscales, derechos sociales.

A la vista de los años de crisis que padecemos, parece que una condición para ser político, independientemente de ideales, es la licenciatura en Económicas. A ser posible con un máster.

Todo es y se reduce a la Economía. Esa ciencia inexacta de la que tanto hemos aprendido a base de ver subir y bajar nuestra hipoteca, ver congelados los salarios, cuando no bajados o, simplemente, tras comprobar cuántos a nuestro alrededor van perdiendo el empleo o cómo la vida se va haciendo más incierta para los más jóvenes.

¿Qué libertades ofrecen los dogmas económicos? ¿Dónde se integrarían ahí los ideales? ¿Deberíamos estar gobernados por tecnócratas que sepan jugar con nuestros impuestos con la precisión de un campeón de tetris?

Eduardo Madina es licenciado en Historia Contemporánea y tiene una pierna menos por una bomba-lapa de ETA.

Es suficiente escucharle para saber que yo quiero políticos que crean en el ser humano.

Y él, inmerso en el aparato del PSOE, de un PSOE que se descalabra, mantiene la dignidad de su discurso a pesar de que a veces, muchas, tendrá que tragar quina ante los vaivenes a los que, seguramente sin remedio en la mayoría de los casos, se ve obligado a someterse su partido.

¿Tenemos que rendirnos a una política dirigida por los 'mercados'?

Yo pienso en Eduardo Madina, en su dignidad y su pasión por la política con mayúsculas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí .
Y yo pienso en Ernst Lluch.
Tienes razón .
La política puede ser un compromiso y no sólo una forma de hacerse rico.
A veces ese compromiso cuesta caro , y uno entiende .
Un saludo.

(Reyes)

Alforte dijo...

Salva, desgraciadamente hoy en dia parece que vivimos dirigidos por una reducida panda de siniestros tecnocratas que controlan los gobiernos, les dictan lo que hacer y salen impunes de sus irreponsabilidades, ademas de ser antidemocratico (por quienes son elegidos) es absurdo.

Besos capitalistas