lunes, enero 17, 2011

Bosnia-Herzegovina

Acababa de tener una reunión con mi equipo de trabajo en la fábrica, estábamos a un par de horas para comenzar las vacaciones de Navidad y, en la puerta de mi despacho y con gesto casi militar, me di de bruces con un señor mayor, vestido gris de faena, chamarra de trabajar en el exterior y una gorra en la mano.

-¿Señor Salvador?

Lo saludé con una sonrisa, esperando que no hubiese ocurrido ningún 'marrón técnico' a falta de un rato para dejar el trabajo por unos días.

-Verá, soy Walter, el jardinero de la fábrica.

Tenía acento andino, y cara de serlo también. Llevo más de quince años trabajando en la fábrica y no se me había pasado por la cabeza que existiese un jardinero. De hecho, tenía la sensación de ver a ese hombre por vez primera.

-Es que quiero regalar a una hija su novela este día de Navidad y no la encontré en las librerías que busqué.

Me quedé de piedra. No sólo no tenía ni idea de quién era él, que seguramente pasará a mi lado decenas de veces durante el año, sino que además él sabía quien era yo y, aún más, estaba interesado en mi novela.

-Espere un momento. Dígame cómo le puedo localizar.

Llamé urgentemente al editor, me dijo las librerías donde lo tenían en ese momento, con seguridad, en existencias y cogí el coche.

Un rato después busqué a Walter para entregarle el libro.

Entonces él me contó que era de Cuzco y me habló de su ciudad, de su familia allí.

Yo fui contando a colegas de la fábrica lo que me había ocurrido y, como compinchados, todos conocían perfectamente a Walter el jardinero.

Qué desazón estar tan poco atento a las personas que tengo al lado.

Como bien dice quien bien me quiere:

Salva, es como si vivieses en Bosnia-Herzegovina.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu gesto te honra, y es muy hermoso...pero igual que él te conocía, tu también podías conocerlo, es cuestión de un poco de voluntad.Como ya te he comentado en alguna ocasión, no podemos limitarnos a vivir en nuestras cómodas burbujas.

Un abrazo. ANTÍPODAS.

Salvador Navarro dijo...

Intentaba precisamente autocriticar mi falta de atención, Edu...

Anónimo dijo...

Lo sé. Un abrazo.

ANTÍPODAS

Alforte dijo...

A veces estamos tan sumidos en nuestras cosas que pasan cosas como las que cuentas que, a mi juicio, me resultan bonitas y en tu caso hasta alagadoras, verdad?

Visible Kisses

Anónimo dijo...

Yo lo veo casi cada mañana donde aparco el coche, es un tipo incansable, muy educado, saluda muy cortesmente a todo el mundo, y los jardines están hechos un vergel. Entre los de mi sector se "bromea" con que es el tipo más performante de la fábrica y pensamos que algún día se le debería hacer algun reconocimiento. Lamentablemente sólo lo hemos pensado, de momento.

Salu2

Fernando

Anónimo dijo...

Lo de un tipo performante, me chirría. En español se diría el hombre más eficiente o mas competente...¿ O es broma? Lo siento pero me puede mi formación....jajaja

ANTÍPODAS

Los viajantes con destino Madrid pueden chequear sus valijas en los contadores 23 y 24. Tengan sus boletos preparados ,gracias.

Anónimo dijo...

Hola Edu!

Se trata de una frañolada indecente por la que pido perdón y el castigo que merezco.

Salu2

Fernando