jueves, enero 20, 2011

Fanfarrón

Es difícil admitir que un país culto, milenario, luminoso y vital como es Italia esté gobernado por semejante mamarracho, putero, homófobo, prepotente, facha, inculto, desvergonzado, mafioso despreciable.

¿Dónde está la Italia renacentista?

¿En qué lugar se oculta la cuna latina de nuestra civilización?

Parece que tenemos que resignarnos a pensar que ese país va a la deriva, que no hay solución a esa grotesca deriva de parlamento vendido a estrellas de una televisión servil.

¿Qué hace que una sociedad preparada se arrodille ante semejante personaje?

Se le ríen las gracias a este viejo verde que se acuesta con jovencitas menores de edad a las que paga en sobres con la inscripción de 'ayudas familiares'.

Añoro una Italia que no sé si existe. Una Italia que demuestra, una vez sí y otra también, que no es capaz de sacudirse la caspa, que está dominada a partes iguales por Berlusconi y la curia vaticana.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez un amigo italiano me dijo: "L'ITALIA È UN BLUFF!"..

¿Tendremos que darle razón?

Arezbra dijo...

¡Bueno y lo peor es que el canal privado con más audiencia de nuestro país es del sirvengüenza de su presidente!
El panorama internacional está pa´llorar, sobre todo si tenemos en cuenta "el rescate" o la "cruzada católica" a la conquista de España, el triunfo de la extrema derecha en los países nórdicos y la compra de deuda por parte de China... en fin un escenario desolador y una pena lo de italia, completamente de acuerdo!

Un beso

Alforte dijo...

Solo hay que ver la clase política contemporánea para comprobar la pobreza moral en la que estamos sumidos.
Berlusconi es solo un producto de nuestro tiempo...

Bacio

Argax dijo...

Leer primero la entrada y después los comentarios me ha provocado una úlcera automática, un miedo difuso a lo que pueda pasar.
Y la alfombra se sigue llenando de bultos de toda la mierda que barremos debajo y olvidamos. Esta forma de presentación de la porquería es incluso confortable porque al estar arriba dicha alfombra el suelo que pisamos da la sensación incluso de estar acolchado y mullidito.

Algo tendremos que hacer.

Reyes dijo...

Bueno, hay muchos italianos que no se sienten representados.
Estoy segura de ello.
Un beso.