jueves, noviembre 08, 2012

Claxon

Iba en moto al trabajo tras el almuerzo.

Al llegar a la rotonda del Puente del Alamillo, justo a mi lado se abre la puerta del copiloto de un coche que esperaba junto a mí, en el semáforo en rojo. Salió una mujer de mediana edad, pequeña y delgada, de pómulos marcados, pelo teñido, corto, con una sonrisa que contrarrestaba una cierta minusvalía que no acerté a definir. Su fealdad, y posibles complejos, la ensombrecía su sonrisa.

Bajó con dificultad del coche, yo me hice a un lado.

Impecablemente vestida, coqueta, llevaba unos pantalones amplios, rojos, a juego con un fular que colgaba de su hombro derecho; pantalones que quizás trataban de disimular una cojera seguramente vitalicia. Andaba de forma asimétrica, con esfuerzo, digna, a pasos muy cortos. Tan cortos que los dos o tres segundos que tardó en llegar a la acera se me hicieron eternos, con toda una manada de coches con motores rugiendo esperando la luz verde.

La seguí con la mirada mientras rodeaba, al mismo ritmo alegre de pasos minúsculos, el carril-bici.

Vi cómo el fular se le resbalaba sin que ella se diese cuenta.

Fue caer el fular y, al unísono, una jauría de cláxones comenzó a sonar para avisarla.

Ese instante de humanidad arrolladora, emotiva y solidaria, es de los que se harán eternos en la memoria de los que hicimos sonar el claxon.

3 comentarios:

Las Cosas dijo...

Existe... Sí... Hay que ir muy atento para verla... Es escurridiza... Por eso es importante estar siempre con ese receptor esperando "señales"... Salu2...

K. dijo...

Há esperança. :)

Anónimo dijo...

Se nota que eres literato. Confieso que en las 18 líneas que tiene esta entrada he estado en suspense, después de leer el título, hasta la que hace 16. Siempre estuve pensando que esa “manada de coches con motores rugiendo esperando la luz verde” iban a pitarle a la sra. para que se quitase de en medio. Pero afortunadamente dentro de esos coches había personas, buenas personas. Curiosamente las mismas capaces de ”pelearse” por conseguir una buena posición en el semáforo siguiente.

Saludos Montgeron