domingo, abril 29, 2012

Populismo

El populismo es un término aplicado a la política que tiene mucho que ver con incultura, la incultura que lleva al desconocimiento y éste, sin remedio, al miedo cuando las cosas, como en este período que atravesamos, no pintan bien.

Populismo es el de la Presidenta Kichner agarrando la probeta con el primer petróleo salido de suelo argentino a principios del siglo XX y mirándolo con devoción, como si de un bebé se tratase, atacando con el sentimentalismo más burdo el corazón de su pueblo. Es definir con palabras gordas la frontera entre lo muy bueno, la patria, y lo muy malo, los conquistadores que atacan de nuevo.

En la región francesa del Aisne, en una zona de paisajes de postal al pie de los Alpes, con una baja densidad de población y una población fundamentalmente rural, donde apenas existe inmigración ni delincuencia, cuyo contacto con el mundo como tal se realiza a través de la televisión, es donde más votos ha sacado el Frente Nacional de una Marine Le Pen que se vacía en cada discurso mintiendo acerca de la realidad francesa, clasificando entre patriotas, blancos de apellido Dupont, y usurpadores, vecinos del tal Dupont de otra raza, tan nacido en Francia como el primero. Cómo no va a votar el vecino del Aisne a favor de proteger al pobre Dupont contra el negro, que ellos no han visto ni de lejos, que le quita su trabajo y le amenaza por las noches.

Populismo es Hugo Chávez, o Teodoro Obiang, o Vladimir Putin que, negando a sus pueblos el acceso a informaciones veraces, múltiples y contrastadas, utilizan el victimismo de la falsa patria para azuzar a sus ciudadanos contra el enemigo invisible; pero no nos engañemos: el populismo está anclando con fuerza en Europa aprovechándose de la desesperanza de la gente, jugando con la incertidumbre a la que muchas familias se están viendo abocadas por una crisis económica, y de valores, desconocida hasta ahora.

Ni Kichner ni Le Pen explican el porqué esos 'enemigos' exteriores están ahí. Que existen contratos firmados y una legalidad a respetar en Argentina o que hubo un período de la historia en que Francia necesitó mano de obra para hacer labores que los 'patriotas' blancos no querían hacer.

A base  de estos planteamientos, hace menos de un siglo se conocieron dos grandes guerras.

Contra todo ese intento de zafia manipulación sólo queda el recurso de la cultura, la lectura, la reflexión; pero hasta eso está siendo maltratado por la coyuntura actual. La ciudadanía necesita debate, propuestas, explicaciones, una educación impecable y movilidad para salir de su territorio, para comprobar que el vecino no es peligroso por ser negro, sino que al negro lo han maltratado negándole el pan y la sal por el hecho de ser negro.

1 comentario:

Anónimo dijo...

OK, pero populismo es tmabien

Rajoy
ZApatero
OBama

Y todos esos presidentes democraticos que te crees ¿que no son populismo?

Repites como una oveja los balidos del rebaño diseñados por los grandes medios de comunicación

POpulismo eres TU!!!!