lunes, febrero 13, 2012

Selectivos

Recuerdo los cafés en la época universitaria. Era lo más interesante de por entonces. Sentarse entre clase y clase, o escaparse de las tardes de biblioteca, para reunirse a arreglar el mundo en torno a un café y unos pasteles.

Había días en que la cosa se alargaba y nos introducíamos en el mundo de los chupitos.

Hubo un tiempo en que cada vez que me emborrachaba, repelente de mí, demostraba a mis amigos que era capaz de escribir en una servilleta 50 ciudades de Francia, de Inglaterra, de Italia o Alemania y contar algo específico de cada una de esas ciudades.

'Venga, ¿qué país queréis?'

Dejando a un lado la idiotez del reto, la poca relación con una ingeniería y ese punto de sabelotodo, ya por entonces me preguntaba por qué me 'ponía' tanto el hecho geográfico en sí, ese lado humanista que me llevaba a soñar otros mundos, descubrir sitios nuevos...

Quizás el origen estaba en mis primeros viajes interrail, aquéllos en que por un precio irrisorio te permitían recorrer libremente Europa en tren durante un mes. Con diecinueve años, y después con veinte, tuve la oportunidad de visitar decenas de ciudades entre Sevilla y el Polo Norte, y eso me marcó para siempre.

Ver un mapamundi me excitaba (¡y aún me excita!).

En cambio, si me preguntan por modelos de coches, a mí, que trabajo para Renault, casi que no sé distinguir uno de otro (salvo si son Renault, que ésos sí me los sé todos).

¿Qué es lo que nos hace ser selectivos en nuestras ilusiones?, ¿qué provoca que a alguien le flipen las motos, a otros los sellos, o las óperas, o la historia, o las chirigotas de los carnavales de Cádiz?

Lo triste, tal vez, sería no tener con qué dar el coñazo a los amigos cuando uno se emborracha.

5 comentarios:

José Javier Puerto dijo...

Pues así es Salva, por desgracia muchas veces no tiene nada que ver en lo que trabajamos o lo que estudiamos con lo que verdaderamente nos excita, como tú dices. Me he sentido muy identificado con lo de los carnavales... jeje!

Un abrazo!

Reyes dijo...

jajajaj hay quien no salió e la cafetería de la fábrica de tabacos y así le fue luego en la vida...
está muy bien ese reto,enhorabuenas.
..
Besos.

Alforte dijo...

Hya algunos "suertudos" que esas pasiones las convierten en su modo de vida y tú eres uno de ellos.
Bsote

Anónimo dijo...

jajajaj....

¿Conoces el Renault Scala? ¿Y el Frégate? Si aciertas (sin chuleta) te debo un café.

Un abazo. Antípodas

Anónimo dijo...

¿ Los conoces o no, jajajajaj?