lunes, septiembre 27, 2010

Romaníes

Apagada ya la burbuja de la información periodística de las expulsiones de los gitanos rumanos de Francia (la actualidad exige 'más madera' y a éste episodio ya no se le puede sacar más jugo por parte de la prensa), aún no se ha apagado mi indignación por el apoyo expreso de Zapatero a esa política de trazos gruesos, por decirlo en términos suaves, del populista Sarkozy.

No soy tan simple como para pensar que no es un problema la creación de guetos en nuestras ciudades, pero de un presidente, y más si es de izquierdas, se exige una política más elaborada que la de expulsar en masa a colectivos de una raza.

Desde el poder se ha querido demonizar a la comisaria europea Reding por unas declaraciones que daban en el centro de la yaga. Ella criticaba una circular expresa en la que se ordenaba a todas las prefecturas francesas desmantelar los campos de 'roms', gitanos rumanos.

Se crea un Derecho Europeo y una Comisión que vele por ellos, pero se les ridiculiza cuando tratan de hacer aplicar la norma.

Zapatero, tratando de entender los compromisos con Francia por su lucha contra ETA o la inclusión en el G20, podría haberse remitido a la declaración conjunta de Jefes de Estado. Pero no, apoyó expresamente a Sarkozy.

Si rompemos los ideales, ¿dónde queda la izquierda?

Cuando se aprobó la entrada de Rumanía y Bulgaria en la UE, se asumía que en poco tiempo habría libre circulación de personas. Y los gitanos lo son, le duela a quien le duela.

¿Que son pobres en su mayoría?, ¿que no se integran?, ¿que montan campamentos alrededor de las ciudades?

Habría que haber contado con ello y, si no se hizo, habrá que establecer políticas de integración, contar con el gobierno rumano para establecer mecanismos de repatriación voluntaria, escolarizar a los niños de estas familias, fomentar el aprendizaje de la lengua del país, establecer convenios entre organismos sociales, sindicales...

Recuerdo que nuestro alcalde socialista ordenó dar una bolsa de plástico con dinero en metálico, muchos miles de euros, a gitanos de un barrio de Sevilla para que se fueran.

A mí, en mi empresa privada, me exigen resultados y un código de conducta.

Yo, de izquierdas convencido e irreductible en mi posicionamiento social, critico con fuerza a los míos, porque a los Sarkozy de turno no me queda otra que soportarlos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

TIENES QUE DARTE CUENTA AMIGO SALVA QUE LA EXPULSION DE LOS RUMANOS DE FRANCIA NO ES UNA CUESTION DE IZQUIERDAS O DERECHAS (Eso es lo que quieren los políticos para que los ciudadanos nos enfrentemos y siga funcionando el sistema de la mal llamada democracia) SINO UNA CUESTION TAN SIMPLE COMO "EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY". La cuestión es que si un rumano llega a un barrio de Paris, alquila un apartamento y encuentra un trabajo ¿crees que sería expulsado?. NO, con lo que se demuestra que no es racismo. A la casta política que soportamos le interesa este juego de la demagogia.


PD. Te estoy conociendo más por este blog que durante todos los años que fuimos amigos.
IBIZA ROJO, un saludo.

Gincrispi dijo...

La cuestión es la posición que tienen en la sociedad, al menos yo lo veo así.


Saludos.

Jose Gudú dijo...

Tanto la izquierda como la derecha española apoya a Sarkozy (al menos los dirigentes). Sea racismo o no (no es lo mismo para la prensa decir que se expulsan rumanos o búlgaros que publicar que son gitanos los expulsados) lo que me mata es que volvamos a favorecer éxodos como los que propiciamos en a edad media: fuera los gitanos que estorban (o los rumanos, o los búlgaros). No todos delinquen, no todos están sin buscar trabajo, y muchos salen perdiendo con estas medidas, al igual que no todos los judíos se enriquecían como prestamistas o grandes currantes ni todos los moriscos se levantaron en las alpujarras.
Rumanía y Bulgaria entraron en la CEE, así que la libre inmigración desde estos países estaba prevista. Como bien Salva dice se tenían que haber fomentado medidas antes de llegar a la expulsión por mor de la seguridad. Y más en un país donde hace siglos que existen campamentos zíngaros (nadie olvida a Victor Hugo con su Esmeralda)

Dudo que Zapatero quiera ser Rey Católico, pero le interesa "casar a su hija con Sarkozy" para mantener buenas relaciones, por lo que lo apoya, al igual que Rajoy y cualquier otro. A nosotros lo único que nos queda es no aspirar a ser Reyes católicos ni señores feudales

Anónimo dijo...

DE IZQUIERDAS.¿Realmente piensas que Zapatero es de izquierdas?Este hombre es el típico burguesito, niño bien y pijo metido a progre porque eso era lo que molaba en los 80. De izquierdas nada.Ni siquiera sabe lo que es ganarse un curro por mérito propio.Diputado culiparlante desde los 27 años y nada más.No es lo mismo ir de progre que ser de izquierdas.

DAR LA CARA. Este hombre no dio la cara por los Romaníes, pero no la da por nadie.¿Que hizo cuando Berlusconi delante de él hizo bromas machistas y de mal gusto sobre sus ministras? ¡Se calló!

SARKÓ.En Francia hay unas leyes de residencia y extranjería
que contemplan la expulsión del inmigrante sea UE o no, si este no acredita un trabajo remunerado a los tres meses de su llegada a territorio francés.
Distinto es que la medida de expulsión se haya tomado de cara al electorado más conservador.

ESPAÑA.En nuestro país, regularmente se fletan aviones para repatriar o expulsar a inmigrantes que llegaron ilegalmente al territorio nacional.
Por otra parte los inmigrantes sin papeles, tras pasar 40 días en los centros de acogida, son abandonados a su suerte y se les echa a la calle sin más. Esto en la " izquierdisima" España de ZP.

LIBRE CIRCULACIÓN. Teóricamente está permitida, pero se ve limitada por las leyes de extranjería y residencia de cada país

ROMS. Su expulsión no obedece a una medida racista. Es una medida de caracter económico, son pobres de solemnidad, nadie los defiende,ni siquiera su propio gobierno. A perro flaco todo se le vuelven pulgas,por desgracia. Son víctimas de su pobreza, no de su raza.

ANTÍPODAS

Anónimo dijo...

Salva: cuando el campamento está en la puerta de tu casa se piensa de forma diferente. A mi me ha pasado, es lo de "Not in my garden". No me parece normal que en estos tiempo y en Europa occidental se expulse a la gente de esa manera. Tampoco me parece normal la forma de vivir de esa gente que es expulsada.

Para terminar te diré además que creo que no se trata de uns cuestión racial ni económica. Pienso que se trata más bien de una cuestión cultural. Esa gente tiene otra forma de entender la vida, de respetar las normas y de integrarse, otra forma que a mi particualarmente no me gusta, lo reconozco.
Not in my garden, pero tampoco sería yo quien los expusase.

Fernando

Anónimo dijo...

De acuerdo con otras reflexiones:
- No es cuestión de izq-dra.
- El piloto de la integración de lo gitanos rumanos debe ser el gobierno rumano, no el francés y mucho menos el español.