martes, abril 13, 2010

Repetir

En uno de mis nuevos viajes a París, y a pesar de mi montaña de libros por leer, he tomado para mis horas de aeropuertos, aviones, cafés y habitaciones de hotel a 'Carol', una novela de Patricia Highsmith de la que guardo un feliz recuerdo y, sin embargo, no pongo en pie.

Sé que es la historia de amor entre dos mujeres de edades lejanas en el Estados Unidos de la posguerra, recuerdo que las dos tenían un compañero en sus vidas que no les hacían necesariamente infelices; pero olvidé las sutilezas, los encuentros que les hicieron abandonar su vida previsible para arriesgar por otra más auténtica, menos sencilla, en una America puritana.

Llegaré, en pocas páginas, a viajar con ellas recorriendo Estados Unidos, en coche, sin rumbo fijo, escapando.

Milan Kundera decía en 'La insoportable levedad del ser': El tiempo humano no da vueltas en redondo sino que sigue una trayectoria recta. Ese es el motivo por el cual el hombre no puede ser feliz, porque la felicidad es el deseo de repetir. Sí, la felicidad es el deseo de repetir.

Sin quererlo, siempre me he negado el placer de repetir. Tal vez el ansia de descubrir nuevas historias, mundos desconocidos, la eterna provocación, dejando a un lado las 'Carols' que un día me enseñaron a amar paisajes que no tengo por qué enterrar.

¿Será la puñetera madurez?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Acaso no eres feliz repitiendo una y otra vez un paseo al atardecer por una playa desierta...?

"La felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace" Jean Paul Sartre.


Música:
"A ciegas" Miguel Poveda: cuando se unen el cine, la poesía y la música, sólo se puede escribir con letra mayúscula “ARTE”. En esta ocasión, se unen el cine del maestro Almodobar, la voz de Miguel Poveda y la poesía de Álvarez Quintero.
Maravillosa interpretación y voz de un artista con estilo propio, que empieza a ser referente en el mundo de la copla y el flamenco, dando vida a un precioso poema de Álvarez Quintero que Almodobar utiliza como broche final para su último film “Los abrazos rotos”.

Un saludo
Rivo

Anónimo dijo...

Repite, repite y repite. Lo bueno en exceso puede ser maravilloso.

Fernando