sábado, junio 06, 2015

Percepción

Los que tenemos grabado genéticamente el espíritu competitivo no podemos jugar ni a las palas en la playa sin contabilizar la puntuación, aunque sea con mi sobrino Iván y luego me deje ganar. Es jodido para nosotros, a pesar de que nos haga muy valiosos para llevar a cabo proyectos o seamos carne de empresa al ser medio infantiles a la hora de ser incentivados con objetivos.

Así que no sé ni siquiera correr por el parque sin mi ‘app’ para llevar el conteo de los kilómetros recorridos y el ritmo de cada uno de ellos. Tan es así que si olvido el móvil o se me cierra la aplicación a mitad de recorrido deja de tener sentido tanto esfuerzo.

Qué triste.

Cuando corro por Sevilla siempre comienzo en el mismo punto, justo en la zona del paseo Juan Carlos I frente a mi casa, entre la pasarela de la Cartuja y el puente de la Barqueta. El primer kilómetro, a una velocidad de ritmo creciente, se pasa rápido. Es el segundo el que se hace eterno; en este tramo cambia el tipo de suelo a mitad de camino, hay gran cantidad de gente, una pequeña rampa matadora, el recorrido hace una curva bajo el puente del Alamillo, donde suele aparecer una corriente fuerte de aire, y el final, una vez que te aproximas, no queda señalizado por ningún elemento el lugar que te haga saber cuándo la maquinita te va a dar por culminado ese segundo kilómetro.

En cambio el tercero se abre a lo grande, sin dificultad alguna. No hay obstáculos en el camino, puentes que atravesar ni rampas, el viento no te hace malas jugadas, hay mucha menos gente corriendo y la meta queda claramente marcada, desde el inicio, por la pasarela de San Jerónimo que se vislumbra desde el inicio en el horizonte.

Tardo el mismo tiempo en recorrer los dos.

No hay comentarios: