miércoles, febrero 04, 2015

Idiomas

Como cada invierno, Paula y Txema bajan desde Donosti a nuestro Sur para disfrutar de unos largos días alejados de las rutinas estresantes de sus negocios; se adaptan a nuestras costumbres, se encuentran con sus numerosos amigos y aprovechamos las noches para compartir cenas donde ponernos al día.

Desde hace casi dos años hay un nuevo actor en esta película invernal: Izan. El jovencito rubiales es ahora el centro de atención con su hiperactividad, los mofletes rojos y su risa contagiosa.

Para hacer más fácil la vida social de estos días, se han hecho acompañar por la niñera, Olatz, una joven veinteañera estudiante de Educación Infantil que no se separa del enano, con una consigna secundaria clara: comunicarse con él en euskera. Al ser ellos castellanohablantes decidieron aprovechar las muchas horas de la cuidadora al lado de su hijo para que éste se hiciera con la lengua vasca.

Resulta entrañable comprobar las miradas que Izan echa a Olatz cuando ésta lo regaña con palabras incomprensibles y, hasta cierto punto, todos estamos pendientes de si el pequeño entiende o no ese vocabulario.

Ayer apareció nuestra querida Carmen con su hija Lucía, que no anda lejos de los ocho años. Hablaban entre todos, con Olatz integrada en la conversación, mientras tomaban café. Lucía, atónita, comprobaba cómo la niñera dejaba de hablar castellano cuando se dirigía a Izan para volver al castellano en la conversación con Paula, y empezó a construir una teoría.

Poco a poco se acercó a Olatz para confirmarla:

-Con Izan hablas un idioma para bebés, ¿verdad?

No hay comentarios: