miércoles, septiembre 24, 2014

Cuidarse

En nuestro mundo actual se ha ido generando la teoría universal del Super-Yo. Hay que quererse para poder querer, tenemos que concentrarnos en nuestro bienestar individual para poder aportar algo al resto de la sociedad. La autoestima como método.

Siendo esta tendencia plausible, e incluso estando de acuerdo con ella, a veces pienso que esta generación comienza a obviar al Otro con excesiva facilidad.

La vida nos ofrece muchas vías para crecer y no en todas debe estar el individuo como centro de su propio desarrollo personal. Hacer las cosas pensando en tus congéneres no degrada.

Es ahora cuando entro en el terreno del amor.

Me parece hermoso cuidarse, en todos los sentidos, pensando en tu pareja. Entender el querer sentirse guapo como prueba de entrega, no dejarse llevar por la rutina para alimentar la curiosidad de quien convive contigo, preocuparte por tu salud no sólo por ti, sino pensando en el futuro compartido.

Uno decide una vida en común que no implica una foto fija de elección eterna.

Te cuidas, te renuevas, te culturizas, haces deporte, comes con criterio, te propones cambios de vida, mantienes una forma, eliges una ropa, te perfumas o coqueteas con el espejo no sólo por lanzarte una sonrisa, sino cuidando de que esa sonrisa siga haciendo feliz a quien te quiere.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta esta reflexión, sencilla pero intensa.

Anónimo dijo...

Una gran verdad que te mantiene vivo y con vida.