x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

martes, mayo 06, 2014

Perrigato

Con la guasa propia de quien ha disfrutado de la manzanilla, y los amigos, en un espléndido día de Feria de hace muchísimos años, mi padre se paró en un local de tiro al plato a probar suerte mientras los cuatro hermanos protestábamos con ganas de volver a casa.

El único premio que obtuvo fue un peluche horrible, que regaló a Raquel, la más refunfuñona, en esa parada técnica en busca del coche.

'Mira, Raquel, esto es un perrigato'. Y se moría de la risa. 'Es una mezcla entre perro y gato', insistía, ante el cabreo de mi hermana cargando con el horripilante muñeco a cuestas.

Ahora, mirado en perspectiva, la escena me parece entrañable y apena el comprobar lo que tardamos los niños en entender ese mundo inocente de la madurez que dan las contadas tardes regadas de alcohol en que los mayores relajaban posturas, las ganas de mis padres por pasar una Feria feliz, el punto gracioso de las tonterías dichas tras una tarde entre amigos.

Mi padre sigue yendo los martes a la Feria, a ver a las amigas de mi madre, aquéllas que dejó hace casi treinta años para siempre. Él se maquea y sale a disfrutar su martes, fiel a sus ganas de vivir.

A los hijos los momentos perrigato nos vinieron progresivamente y, aunque tarde, entendimos perfectamente esa risa tonta de padre currante de cuatro hijos, con más manzanilla en el cuerpo de la que se puede aguantar; momentos sabios en que uno se deja llevar por la grandeza del dolce far niente, del disfrute del encuentro con amigos, de la belleza del vivir sin hacerse preguntas más allá, de la armonía de la vida.

Tiro para allá. En busca de perrigatos.

2 comentarios:

Alforte dijo...

A disfrutar!!!!!

Reyes dijo...

Yo perdí mi feria perrigata,y aunque ahora voy por mi hija,en realidad siento que no tengo donde ir.Y no me refiero a tener caseta,que ahora tengo,lo que ya no tengo es aquella feria...uff,me he liao.Pero estoy segura de que me entiendes.Un abrazo.