miércoles, octubre 30, 2013

Pero

Alguna vez me gustaría hacer un estudio para evaluar el carácter de las personas en función de las veces que dicen 'pero' por cada mil palabras.

Pocas palabras menos sanas que ésta.

Es un ejercicio enriquecedor el de intentar escucharse uno a sí mismo decirla, referente a cualquier tema y no importa en qué circunstancia.

No pronunciar los peros es ganar en franqueza si se hace trabajándolo desde el estómago, con conciencia de lo que uno abandona al dejar de lado las justificaciones que todo lo pervierten.

Recuerdo que una vez, en la escuela de escritores a la que asistía, un hombre encantador, constructor de relatos divertidísimos de ciencia ficción, criticó de mis historias la cantidad de veces que escribía 'casi' para adjetivar una situación o para describir a una persona.

Era una forma de decirme que con mi lenguaje me delataba, dejaba de manifiesto mis inseguridades y no apostaba fuerte por la naturaleza de mis personajes y sus interioridades.

Liberarme del 'casi' fue una evolución en positivo que implicaba mucho más que un simple exceso literario.

Las cosas eran o no, tenía que mojarme.

Ahora me da por analizar los 'peros' y he llegado al punto en que soy capaz, 'casi' siempre, de evitar pronunciarlo justo cuando está ya llegando a mi boca.

8 comentarios:

Alforte dijo...

Me hace gracia volver a coincidir en otro aspecto contigo, lo de los "peros" también me da grima. Siempre he creído que restan. A ver quien le pone "peros" a este enriquecedor post, casi perfecto ;-)
Besos

Reyes dijo...

Salva,dime cómo puedo acudir a una de eesas escuelas; yo creo que sé escribir igual que sé respirar pero tengo que conocer a gente,o me ahogaré en un mar de papeles oficiales.
Un beso.

Salvador Navarro dijo...

Os quiero a los dos!

Reyes... tengo el sitio para ti, te escribo la semana que viene y te explico

Anónimo dijo...

pero ........... eto que e lo que e

Anónimo dijo...

No deberíamos de ser tan implacables; las palabras restan dependiendo de cómo se usen: una mujer utiliza una tarjeta de crédito robada PERO era una madre en paro desesperada que solamente compró leche y pañales para sus hijos....

María dijo...

Pues yo soy cada vez menos categórica en mis opiniones. Creo que no existen las verdades absolutas pues, a veces, nos sorprenden las percepciones de otros, que pueden ser tan ciertas como las nuestras. Hay gente que piensa que no ser rotundo o tajante puede ser un signo de debilidad o inseguridad, yo creo que es al contrario, los "peros" o "no lo estoy seguro/a" enriquecen y fomentan explorar otros puntos de vista. Saludos!

lagataflora dijo...

Para nada de acuerdo, PERO es mi opinión. Con ésta afirmación tan rotunda,categórica, es la conclusión de mi argumentación; principio y fin
No hay palabra insana, ni siquiera las cacofónicas, ni si quiera aquellas cuya semántica pudiera parecernos extraña, de difícil pronunciamiento o desconocida, pues en eso estriba su belleza y color, en sentirse única, distinta, diferente, es su ADN, la importancia de sentirse exclusiva; fuera la igualdad.....!!!!

Las palabras no suman ni restan, somos nosotros, nuestra capacidad o aptitud es lo importante, lo que proyectamos en las palabras, furia, nuestros prejuicios y alienación, deseos y frustración, emociones y experiencias, nuestras disidencias,enfados y alegrías, vivencias....nosotros le insuflamos vida o muerte, somos nosotros quienes las contaminamos, desprendemosnos de nuestras ataduras, rompamos las cadenas y busquemos en el vuelo de las palabras nuestra libertad.

Desde ésta perspectiva me solidarizo con el segundo anónimo y María.....no culpemos a las palabras de nuestras adversidades más bien, que sean las protagonistas de nuestras más profundas pasiones, aquellas pasiones sea como fuere, que nos de bienestar y diversidad.

Anónimo dijo...

Después de los interesantes comentarios leídos me da algo de corte escribir el mío , PEEERO creo que tengo que decir que en ese estudio que propones de las veces que lo pronunciamos por cada mil palabras, los andaluces deberíamos tener un descuentito, o algo, por aquello del debate pero/manzana, je, je,je….¡ya está!.
Saludos
Montgeron