sábado, octubre 26, 2013

Ternura

Con toda la fuerza que tiene nuestra lengua, hay veces que te llegan a la cabeza sensaciones difíciles de encuadrar en un solo término.

Una de las razones para no encontrarla es, principalmente, el no conocerla. No tener suficiente recorrido como para saber llegar a unificar todas las sutilezas de aquello que quieres expresar y el conocimiento necesario de la lengua para realizar ese enlace.

Soy una persona muy dada a comprar en grandes almacenes, sobre todo porque visitar un pequeño establecimiento implica en muchas ocasiones pagar por cosas que no necesito. Soy débil en el cuerpo a cuerpo con un buen comercial o presa fácil de ellos. Desde el momento en que hacen el esfuerzo conmigo por venderme algo, en vez de entender que eso forma parte de su trabajo, termino por considerarme en deuda y haciéndome con utensilios que luego no sé dónde colocar.

En estos casos, me encuentro con una figura que me resulta especialmente violenta, la de aquélla que me provoca al mismo tiempo compasión y ternura.

Suelen ser negocios pequeños, mal surtidos, de escaso gancho y con un dependiente o dependienta que clava tus ojos en ti al acercarte, tal vez por equivocación, a pocos metros de su escaparate.

Esa sensación que tan fácilmente encuentro en determinados tenderetes se me ofrece de forma mucho más sutil en el día a día, en situaciones inesperadas. Un cruce de miradas desesperado y dulce que me desbarata.

Compasión y ternura, ¿cómo se le llama a eso?

2 comentarios:

lagataflora dijo...

TERNURA, que acepción más tremebunda tan vilipendiada como excelsa al tiempo,
COMPASIÓN sentimiento tan exclusivo como profundo, reducto de la raza humana. Dos sentimientos nobles en un mundo envilecido
Tenemos un idioma tan rico, extenso y flexible,vivo y complejo, que a la hora de encontrar las palabras en la proporción y medida deseados, nos resulta inabarcable y no por ello cejamos en el intento, sea como fuere,colándonos en la permeabilidad de las palabras, sustituyéndolas por sinónimos.
¿ Cómo se llama eso? Yo le llamo humanidad tan escasa como doliente
Esos rostros que dices encontrarte, que nos encontramos, reflejan “desesperanza”, que palabreja más agria, porque la desesperanza masifica, hace grises a los individuos,pero no pierden la dignidad de saberse íntegros.

lagataflora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.