jueves, marzo 14, 2013

Iletrados

La realidad la confirmamos a través de ejemplos, a sabiendas del riesgo que conlleva el emitir teorías específicas que sirvan para generalizar los comportamientos humanos en función de edades, orígenes, sexos o estratos sociales.

En el ambiente laboral en que me muevo, con bastante gente con estudios universitarios, me sorprende el bajo nivel cultural medio, no digamos ya las barbaridades que puedo leer a nivel gramatical u ortográfico, sino de desconocimiento de la sociedad en la que vivimos, de sus conflictos, los avances y dilemas que nos rodean.

No sé qué puede fallar en nuestro sistema universitario, especialmente en las carreras técnicas, para que, por lo general, salgan licenciados tan preparados en lo suyo pero tan poco duchos en aspectos más humanistas, en cuanto a visión general del hombre en el mundo.

Yo pierdo la confianza en un ingeniero que me escribe 'estube' en un email.

No se puede salir de una universidad sin saber escribir, puntuar, redactar frases con sentido, mirar a los ojos en conversaciones por muy de trabajo que puedan ser.

El mundo progresa a partir de los grandes investigadores y científicos, sí, pero eso no es cultura. La cultura es un compendio de saberes y actitudes que no se miden con integrales.

Y los aspectos culturales deben ser nuestro norte para no equivocar el sendero del progreso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece totalmente acertado el comentario. Actualmente vivimos en un mundo altamente tecnificado, donde lo que más importa es la producción de la manera más eficiente posible.

Es cierto que las escuelas superiores y técnicas de ingenierías van produciendo técnicos cada vez más especialistas en sus campos lo que conlleva individuos con una visión más pobre de la industria en general. Esto embrutece a las sociedades consecuencia lógica de la pérdida de valores morales que vive el mundo occidental. Un individuo que maneja muy bien las matemáticas, que resuelve integrales de fresnel, elípticas etc. Pero que no sabe nada de literatura o latín o historia, es una persona iletrada, sin cultura con gran empobrecimiento moral.

En fin vivimos la decadencia del mundo occidental (¿nos suena la decadencia del imperio romano?) Una pena...

Saludos, Manuel