viernes, marzo 23, 2012

Cien

Cenando con mi amigo Helio, a quien hacía tiempo que no veía, hicimos un repaso de nuestros últimos meses.

Habiendo atravesado él una mala racha, me concentré en transmitirle con sinceridad toda la fuerza de mis proyectos y mi felicidad a nivel personal, queriendo compartirla con él.

Sin embargo, aparecían en mi discurso una serie de puntos negros, de desengaños o frustraciones en mi relación con el mundo, con la gente cercana, con nombres y apellidos, o anónima, la sociedad en la que me muevo.

Helio, como amigo que me quiere, sin poder dejar de lado su faceta de psicoanalista, me diagnosticó:

'Salva, tu problema es que crees que todo el mundo está dispuesto a dar el cien por cien'.

Sí, quizás mis decepciones vengan por ahí, por creer que el personal está o debe estar por la labor de entregar el cien, en cada momento y circunstancia.

Primero viene el analizar si yo doy el cien o no, luego confirmar si es un defecto o una virtud.

Lo que sí siento es que quiero ir a por el cien en cada caso, a pesar de lo que represente de frustración asociada. Y sé, también, que me gusta la gente que se da, sin barreras.

En todo caso, sé que Helio tiene mucha razón: la gente no quiere o no sabe, en una gran mayoría, darse de pleno. No lo refiero en cuanto a su relación conmigo en un razonamiento egocéntrico y vanidoso, sino en su relación con ellos mismos, sus proyectos o querencias. La gente tiene tendencia a reservarse, a contenerse.

La sociedad, en general, no se moja. Las personas individuales, concretas, no dan el cien.

¿Qué es lo correcto?, ¿qué, lo incorrecto?

La sabiduría, tal vez, esté al lado de la contención.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy en sintonia con lo que dices Salva, como casi siempre..
Me atrevo a hacer un comentario: La experiencia (O Wilde decia que experiancia es el nombre que damos a nuestros errores...) te va curtiendo, y va llenando de condicionantes a la hora de hacer cada cosa y de tomar la decision. Ya tambien en la entrega. Ejemplo de eso es los niños: La entrega 100% las ves en ellos... que confinan 100% en un mayor... con el tiempo eso va cambiando.
Muchos adultos, no ponen todos los huevos en la misma cesta cada vez... porque el dia que la cesta se rompe, la recuperacion es durisima.
Te lo dice un visceral y vehemente amante de la vida... por EXPERIENCIA... con mas de una cesta rota que estaba hasta arriba...
Un abrazo y enhorabuena por tu blog