viernes, noviembre 04, 2011

Partido Popular

Todo hace ver que nuestro próximo presidente será Mariano Rajoy. Y digo nuestro porque soy demócrata, y querré que lo haga de la mejor manera para que mi querida España salga de este atolladero de depresión.

Son muchos los que sufren, demasiados los que no tienen que poner la alarma al despertador para no hacer nada y corremos el peligro de entrar en la desidia que puede dañar gravemente a nuestra sociedad.

De cualquier manera, para mí, librepensador y 'reflexionador', que mira con ojos pasionales el transitar de la sociedad en que vivo, me apena profundamente pensar que el 40 o 45 por ciento de mis conciudadanos voten al Partido Popular.

Que uno de cada dos españoles opten por esta opción es un desgarro para mí, y lo digo a boca llena.

Un partido político rancio, que se ha manifestado durante años con la cúpula de la iglesia y con banderas de España, acaparándolas, para renegar de cualquier avance social, que no apoyó una ley de dependencia, o la del matrimonio homosexual, que no cree, o hace que cree a regañadientes, en la Enseñanza o Sanidad pública, que ridiculiza a los andaluces, que boicotea productos catalanes, que fomenta teorías de conspiración, que bendice a personajes como Aznar, que atiza a los medios más retrógrados contra lo que no sea la 'sacrosanta' unidad de España, católica, castellana y 'bienpensante', no es un partido, a mi entender, de fiar.

Lamentablemente, no tenemos muchas opciones que enfrentar a ésta de la derecha más rancia.

Lamentablemente, mi voto en esta ocasión no será un voto de ilusión, sino de negación de lo que el partido de Rajoy representa.

No quiero que mi país dé pasos atrás y sé, en mi fuero interno, que con esta opción política vamos a darlos de forma acelerada.

Luego nos quejaremos, de su despotismo, de los retrocesos sociales, de la chulería en el trato, de la vuelta atrás en derechos que hoy nos parecen básicos.

Soy libre para opinar desde esta tribuna que la magia de internet me concede y digo, desde esa libertad, que no quiero a Mariano Rajoy al frente de mi país.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me encanta que alguien se posicione de la forma tan diáfana que tú lo haces. Tampoco me gusta la opción que se avecina. La diferencia es que, en mi inconformismo, contemplo la opción de que haya algo más que pp-psoe. Ambas opciones me deprimen: unos por lo que parece que harán y otros por lo que han hecho. La única lectura positiva que saco de lo que inevitablemente va a pasar es la alternancia, cosa indispensable en una democracia sana.

Salu2

Fernando de vacaciones.

Anónimo dijo...

A plena "capacidad democrática" (si votasen el 100% de los censados) el PP nunca obtendría la victoria. Ese +-50% que mencionas , estadísticamente, se refiere a los que han votado. Quiere esto decir que es el propio PSOE es el que gana o se derrota a si mismo en función de lo que sea capaz de ilusionar al personal. Lo malo es que cuando no ilusiona, empieza a oler a rancio (palabra que tu acertadamente mencionas), sobre todo si los de la gaviota no son capaces de dar paso a algunos elementos propios que , creo, podrían ser capaces de librarlos de ese nexo con la derecha carpetovetónica/ibérica( políticamente hablando).

Saludos Montgeron

Anónimo dijo...

Una vez más estoy de acuerdo con lo que dice Fernando.
Me parece muy bien que defiendas tus ideas con vehemencia, eso es bueno pero no hay que dejarse llevar por lo emocional. Entre el blanco y el negro hay miles de matices.Tampoco me gusta el mensaje del miedo...Hay que atacar al adversario con razones no asustando al personal
Quienes nos identificamos con la izquierda democrática y liberal tenemos que reflexionar sobre el grado de endogamía y degradación a la que ha llegado el Psoe.¿Cómo es posible que uno de los partidos más antiguos de Europa haya llegado a tal grado de corrupción y desmadre? ¿Cómo es posible que desde la izquierda y los sindicatos no se haya denunciado eso? ¿Cómo es posible que un niñato-a sin preparación alguna llegue a ser ministro? ¿ Cómo es posible que Andalucía sea la comunidad con menos inversión per cápita por alumno?
Sin duda ha habido algunos aciertos: Ley de dependencia,Ley anti-tabaco, el buen trabajo hecho en el tema de las víctimas de tráfico y por supuesto el tema Eta.
Pero no podemos olvidar el hecho de haber mentido con el tema de la llegada de la crisis en 2007, los 5 millones de parados, los desmadres en los ayuntamientos y autonmías, el nepostismo descarado etc.
Lo peor de todo es que esta gente se ha cargado el partido y el PP se va a encontrar con un Psoe hundido y los 8 o 9 diputados talibanes de IU que serán incapaces de hacer una buena oposición.Es hora de catarsis y de refundición. Menos mal que nos queda el malva de Rosa.

ANTÍPODAS