domingo, abril 10, 2011

Necrofilia

Tuve la suerte de encontrarme con un hombre culto, ya casi anciano, que me pasó un título de Erich Fromm: 'El corazón del hombre'.

Muchas son las veces en que la amplitud de miras o el acervo cultural vienen dados a partir de unas cañas de un día relajado cualquiera.

En este ensayo, el filósofo alemán hace una distinción entre las personas biófilas y las necrófilas, como dos extremos entre los que nos situamos el conjunto de los seres humanos.

Pero, ¿qué es ser necrófilo para Fromm? No es una atracción sexual por los cadáveres, ni siquiera es un sentimiento evidente de fascinación por la muerte.

Es algo mucho más sutil y consistiría en la capacidad que tienen ciertas personas, en mayor o menor grado todos, por materializar la vida. Por buscar nuestra felicidad en las rutinas, odiar la evolución, el progreso, oponerse al afecto. Alegrarse en lo más profundo con los fracasos del hombre, el genérico y el individual.

Necrófilos porque quieren atrapar la 'Vida' y paralizarla, adormecerla, narcotizarla.

Aquéllos que te recuerdan que todos acabaremos siendo ceniza, que quien sube acabará bajando, que se desesperan, tal vez sin saberlo, cuando ven sonrisas amplias. Porque su condición humana les impide reír a pulmón abierto.

Carcas en lo social y analfabetos en lo afectivo.

Desgraciadamente, todos tenemos una parte de nosotros necrofilizada. Pero eso no es un problema si lo sabemos y luchamos contra ello.

El dolor es tener gente cercana consumida en ese afán de materializar lo humano, darle nombre y no querer, en lo más profundo, que los mortales sepamos, aunque sea por un instante, disfrutar de esta 'Vida' que, en cuanto nos descuidemos, se nos va.

2 comentarios:

Reyes dijo...

Querido Salvador, discrepo.
Según Fromm yo sería una necrófila ,jeje pero carca...en absoluto.
Analfabeta afectiva, seguro que sí.
Y tampoco me veo alegrándome de los fracasos de nadie.
mmm....
yo creo que todos podemos ser , según las rachas, ambas cosas , al mismo tiempo, fluctuando en la marea de los hechos, emociones y personas que nos encontramos.
De este autor leí el archifamoso Arte de amar y me gustó bastante.
Besos.

Alforte dijo...

¡Cielos!
Si solo hubiera esta clase de necrófilos seguiriamos viviendo en las cavernas!!!
Pero si la vida está para vivirla, experimentarla y evolucionar con ella!
Y te hablo desde el momento más necrófilo de mi existencia!!!
Bsote Vitalista