jueves, marzo 17, 2011

Saragoza

Puedo entender que Lola Flores hablase mezclando las 'eses' y las 'zetas' en un batiburrillo de no saber dónde ponerlas, porque cuando no se sabe escribir todo es disculpable, pero no es admisible que políticos andaluces se refugien en sus orígenes para justificar un mal hablar.

No hay colores políticos. Desde Celia Villalobos a Diego Valderas pasando por María José Montero, me duelen los oídos al escuchar a paisanos míos utilizar sonidos diferentes para pronunciar la misma consonante.

Saragoza, Zaragosa... No.

De gente que nos represente no podemos permitir que se escuden en su 'andalucismo' para hablar mal.

De andaluces es 'sesear' o 'cecear', pero de personas preparadas no se puede permitir hablar de forma incoherente.

Que se nos escape una 'ese' o una 'ce' en un descuido no es problemático, pero hablar sin criterio sí redunda en nuestra imagen de pueblo descuidado.

Tenemos que luchar por nuestra dignidad y ser un poco más exigentes con nosotros mismos.

Quiero mucho a mi tierra como para no quejarme de la indolencia que supone refugiarse en supuestos dialectos para hablar como analfabetos.

Zaragoza o Saragosa... nunca Saragoza.

4 comentarios:

Reyes dijo...

Jajajaja
eres genial.
Pero piensa que esto también forma parte de ciertas habilidades mentales, aquello de los hemisferios cerebrales.
Lo atribuyo a una cierta incapacidad , como hay quien no puede hacer el cubo de Rubik hay quien no puede discriminar las z y las c.
Habría que tomarse un trabajo que no creo que estén dispuestos.
Jaja.
Besos .
Firmado.
Maria José Cantudo

Anónimo dijo...

CaesarAuguta,Saragossa,Saragosse ,Saragozza ... con 4,5 millones de parados, y la que está cayendo en Japón, la verdad me parece poco importante ...¿ Sarah goza?

Anónimo dijo...

El leer tu comentario me ha traido a la memoria una anécdota personal. Después de concluir mi licenciatura en Derecho, participé en un proceso de selección en una compañía aseguradora del que quedé excluido, el motivo, según pude saber porque no me fue mal, haber escrito "automobil". Este hecho me hizo reflexionar de que evidentemente no era admisible y tenía que poner remedio a un aspecto totalmente descuidado por mí y llegue a la simple conclusión de que continuaba cometiendo faltas ortográficas garafales simplemente porque no me fijaba. La situación comentada me parece totalmente homologable, pero lo que increible es que el ilustre político/a del que hablas no haya tomado conciencia de su problema y no haya puesto la intención de remediarlo.
ENG

Anónimo dijo...

Respondiendo al segundo comentario, a mi si que me parece importante, y mucho, saber hablar y escribir correctamente. Y además me parece mucho más importante que tener empleo o no tenerlo. Es más puede hasta estar en la raíz de la causa.

Salu2

Fernando