x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

martes, febrero 15, 2011

Frágil

Generalmente el ser humano no es consciente de las oportunidades con las que nace, sino que nos creemos en el derecho de presumir, aun inconscientemente, de valores que muchas veces nos han venido dados.

Si lo vemos a la inversa, despreciamos benevolamente a quien ha nacido con determinados miedos, faltas o carencias.

Creemos que, porque sí, todo el mundo está preparado para afrontar este mundo exigente de locos.

Sin embargo hay gente frágil.

Sí, hay un gran porcentaje de caraduras, indolentes y aprovechados. Desgraciadamente. Y son esas personas con actitudes denigrantes y corruptas las que más hacen daño a las personas que nacieron con menos defensas que el resto.

Yo me considero un tío fuerte, tengo ganas cada día que pasa de comerme el mundo y los proyectos pululan en mi cabeza a un ritmo que dan calambre.

Eso no me quita para saber que tengo mucha gente querida alrededor a las que se les hace una montaña afrontar su futuro, que se ahogan ante la perspectiva de un trabajo incierto o una vida sentimental que no les aporta la felicidad soñada.

A mí esa gente sana, sensible, que nació con genética tendente a ahogarse en un vaso de agua, me hacen plantearme mis propias fuerzas.

No todo consiste en escalar, pisar y criticar al que no puede o no quiere vivir en este mundo de competitividades.

'Quiero que seas frágil, quiero que seas tan frágil como yo'.

4 comentarios:

Alforte dijo...

Creo que ese concepto de la fragilidad viene dado por una enorme carencia de amor propio; la mayoría de las personas mas buenas y generosas que conozco no se quieren lo suficiente y son frágiles ante factores vitales.
No es que yo sea bueno y generoso pero soy muy frágil ante el rechazo.

Solid Kisses

Melvin dijo...

A veces tengo la sensación de haber huido de mi propia fragilidad para aprentar ser más fuerte. Mecanismo de defensa? Pies en la tierra? Exceso de prudencia? No sé. En cualquier caso siento que necesito esa parte de mi para compensar la deshumanización del entorno, de este mundo. Un saludo.

Reyes dijo...

Está muy bien ser frágil , es un tipo de inteligencia.
Lo bueno es que cada uno tengamos diferentes cosas para aportar .
Un abrazo.

Anónimo dijo...

La vida, para mi, es una carrera de fondo. Ves gente en la salida con mucha fuerza y potencia, ves otros que parecen estar acabados cuando no han hecho más que comenzar, y al final nada se parece a lo del principio, aquel muchacho que estaba perdido y anónimo entre la masa levanta los brazos en la meta y rompe la cinta.
La fragilidad humana, en mi opinión, no es inherente a la persona sino a las circunstancias en cada momento de su vida. Es cierto que cada uno tiene su carácter, pero entiendo que una persona frágil en su adolescencia puede ser un “killer” en su madurez o al revés. O un auténtico intelectual ser un negado a la hora de intentar cambiar el neumático destrozado de su coche por un chantazo .
Lo ideal, pienso yo, sería estar siempre preparados para las circunstancias en las que el devenir de la vida nos va a situar…verás ….no digo que todos tengamos que saber cambiar la rueda ..pero si estar dispuestos a aprenderlo.
Saludos
Montgeron