x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

domingo, diciembre 12, 2010

Tecnología

Aunque a estas alturas, como muchas películas de ciencia ficción preveían, no vuelan los coches ni nos cibertransportamos, sí es cierto que la tecnología avanza a ritmo de progresión geométrica y no tiene pinta de parar.

En muchas ocasiones el género humano se adapta a sus propias creaciones con torpeza, miedo o desconfianza pero, también es cierto, sólo aquello que es suficientemente aceptado sigue hacia adelante.

No sé cuántas cosas perderemos por el camino, ni sé calcular cuáles de ellas echaremos realmente en falta, aunque adivino una que acabaremos añorando:

La calma.

Hay veces, que estoy en casa a oscuras, echado en el sofá una tarde-noche y veo, sigilosas, multitud de luces rojas acechando. Es entonces cuando te das cuenta de la cantidad de aparatos electrónicos que nos vigilan.

El otro día, en mi afán inquieto de observar, contabilicé cuántas personas iban caminando por la Avenida de la Palmera hablando por el móvil. ¡Más del 30 por ciento! Era un día festivo, hacía una tarde estupenda y, estadísticamente hablando, no había prisas.

La noche del viernes, cenando con amigos que hacía tiempo que no veíamos, casi antes de terminar de comer me pusieron en las manos un mando de la play station.

Ni siquiera un chupito.

5 comentarios:

Alforte dijo...

Jajaja que desconsiderados tus amigos, el mando de la play...pues conmigo habrían tenido un éxito ... no juego con maquinitas desde la época del come-cocos

Tecnological kisses

Anónimo dijo...

A ver, me meto a sicoanalista: ...multitud de luces rojas que te acechan, no las verdes que tambien las hay.
La Palmera en dia festivo.....ummmmm?...¡Del Betis!....tu eres del Betis..criaturita..no hace falta que lo jures.. je,je.

Saludos
Montgeron

Salvador Navarro dijo...

Jajajjaa... me he delatado sin saberlo

un bético

Arezbra dijo...

Presos somos pues de nuestra necesidad de comunicarnos y ya para que no haya un luego donde se nos pueda ignorar.

Interesante reflexión

Besos

Reyes dijo...

Pero te pusiste a jugar o no??
Porque ahí está el tema, en nuestra capacidad de respuesta.
Jeje.
Un saludo.