domingo, noviembre 14, 2010

Rebajarse

De nuestro pasado viaje por Asia, sólo recuerdo un incidente a nivel profesional. Mientras en el conjunto de las fábricas recibimos una acogida excelente en una misión que llevaba preparándose dos meses, en una de ellas nos trataron con displicencia. A pesar de que nuestro rol era el de proveedores, la importancia del producto que enviamos, su nivel de calidad y el marchamo de Renault nos daban un respaldo que nos impedía admitir ese ninguneo.

Al empleado de Nissan que no nos quiso recibir, que más tarde dijo que no tenía ni siquiera media hora para atendernos y que nos situó en una sala destartalada, sin sillas, para que le presentásemos aprisa y corriendo nuestra información, le dimos plante. Le dijimos que no nos moveríamos de allí hasta no ver al responsable de Calidad de la fábrica.

Un rato después, éste apareció. Con cara compungida aguantó el chaparrón de razones que nos hacían mostrar nuestra indignación. Los emails en los que daban el consentimiento a la visita e incluso al orden del día previsto, donde todos ellos estaban en copia.

'Es que unos por otros, no nos hemos coordinado bien'.

Insistimos, como proveedores, en mostrar nuestro disgusto.

Nos pidió entonces que retomásemos la agenda prevista, que estaban a nuestra disposición. Le comenté que habíamos organizado una visita a otras instalaciones de Nissan a la vista del recibimiento.

'Este hombre de su equipo', comenté delante del técnico que se había reído de nosotros, 'nos ha dicho claramente que no tenía ni siquiera media hora para atendernos'.

El gran jefe japonés, con voz seria y una sonrisa entrecortada nos explicó:

'Pero la situación ha cambiado, y ahora está confirmado que pasará toda la jornada con ustedes'.

Esta situación me viene a la cabeza recordando la inadmisible actitud del gobierno español frente a la chulería de Marruecos en el conflicto del Sáhara.

Seguí en directo la degradación de oír cómo tres periodistas de la Cadena Ser eran llevados a empujones hacia el aeropuerto para ser expulsados. Por informar.

Me cuesta imaginar que Marruecos hiciera algo parecido con periodistas estadounidenses o franceses y, si lo hiciesen, que los gobiernos respectivos no condenaran la actuación y llamaran al embajador a consultas.

Si nosotros hubiésemos abierto el ordenador en esa sala destartalada, exponiendo aceleradamente una presentación en powerpoint y salido corriendo de esa fábrica japonesa, hubiéramos tenido una jornada libre de turismo en Japón, pero la imagen de nuestra factoría hubiera quedado muy dañada.

Rebajarse nunca es una estrategia.

6 comentarios:

Juan Arcones dijo...

Clar,eso no lo pongo en duda. De hecho, lo he dicho en muchas entradas :)

Anónimo dijo...

No llego a comprender cómo el Gobierno Español mira hacia el otro lado y, el resto de Gobiernos Europeos ignoran tal atropello. Que nuestro presidente está en horas bajas y prefiera no abrir más frentes, para concentrarse en los que ya tiene dentro de casa, lo comprendo aunque no lo comparta, pero que el resto de gobiernos europeos hagan lo mismo, no.

Alforte dijo...

Cuanta verdad hay en la analogía que expones Salva, otro trance que este gobierno resuelve de forma lamentable...
Alfombra roja para el camino de la oposición , pero que facil se lo están poniendo...
Bsote

Nogales dijo...

Pues vaya plan tenían los de Nissan, que fuerte me parece y encima en una habitación como la que describes sin ningún sitio donde sentarse.

Sobre lo de Marruecos no se mucho, hace tanto tiempo que no veo la tele que me he vuelto a sensibilizar y no me gusta ver imágenes de guerras, violencia y muerte.

Me alegra que ya estés aquí Salva, ya leí tu novela, me encantó en muchos aspectos, ya te contaré la próxima vez que nos veamos, un abrazo. ^^

Anónimo dijo...

A veces los españoles, tenemos el complejo de no saber hacer bien las cosas, pero vemos que en todas partes cuecen habas.Como bien dices en algunos casos hay que plantarse y dar un puñetazo sobre la mesa, pero es realmente incomprensible esa actitud hacia unos proveedores que trabajan para el mismo grupo Renault-Nissan.

En cuanto a lo de Zapatero y el Sahara no me extraña nada, no me esperaba otra cosa de él.Desde hace tiempo ya sabes cual es mi opinión sobre este señor.
Quiero expresar mi solidaridad con los saharauis y me repulsa ante la actitud rastrera y cobarde del gobierno español.Se dice que priman los intereses generales de España (los económicos), y ahora que me digan que son progresistas y de izquierdas...


ANTÍPODAS.

Miguel dijo...

A veces tenemos mal concepto de nosotros mismos, arrojamos piedras sobre nuestro tejado. Pero cuando se tiene la seguridad de tener un proyecto bien trabajo eso te hace defenderlo.

Lo de Marruecos es espeluznante, pero... igual es una cortina de humo para tapar otras más importantes que hay dentro del país.

Miguel