sábado, abril 18, 2015

Mármol

Me senté en el mármol blanco de la encimera de la cocina, mientras veía a toda mi familia ir de un lado para otro abriendo ventanas y encendiendo luces. Era una Semana Santa fría y quizás una de las últimas ocasiones en que estuvo la familia al completo de viaje.

Imaginaba los días por delante y sentí la fuerza de la felicidad absoluta.

Mi madre organizando todo en esa cocina cuadrada de nuestra casa de entonces, en La Antilla, y yo encima del mármol frío.

El tiempo deja todo atrás, sí; todo menos la memoria.

No hay comentarios: