x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

martes, julio 29, 2014

Terror

Cuando el telediario informa de que casi el 90% de la población israelí apoya la ofensiva sobre Gaza y vemos imágenes, día tras día, de niños agonizando llevados en camilla hacia hospitales bombardeados, la reacción inmediata y visceral es la de maldecir a una sociedad insensible al dolor del otro.

Intentando profundizar, entender cómo ha podido llegar a ese posicionamiento un pueblo culto, civilizado y maltratado, durante siglos, por el desprecio y la desconfianza de otras sociedades, resulta difícil empatizar con esa coraza colocada que no les hace luchar contra su propia violencia.

Se entiende el miedo al vecino iracundo, pobre y resentido, incluso se comprende la fortaleza de un ejército creado para defender día a día la existencia misma de su añorado país recién creado, anclado en las tierras de las que fueron expulsados sus antepasados, como de tantos otros lugares. Expulsión, vejación y ensañamiento, sí. Se puede visualizar esa ansiedad por querer retener ese espacio siempre negado por la historia.

Aun empatizando con sus miedos y su rabia ancestral, resulta difícil asumir la vergüenza que debería suponer a una sociedad sana el saber que cada día son cien más los muertos a pocos kilómetros, con decenas de niños destrozados que obligatoriamente no pueden ser terroristas, sino niños.

El odio que lleva al odio y la ansiedad de saber que no hay antídoto posible en esa tierra desangrada por la incomprensión mutua es un motivo de vergüenza universal.

No se puede perdonar al asesino de tu hijo muerto. Ésa es la tragedia.

Mi solidaridad es plena con los inocentes niños palestinos en plena vorágine de terror.

2 comentarios:

Reyes dijo...

Tú lo has dicho;una sociedad sana no lo haría.
Las ovejas negras pueden convertirse en el diablo cuando dejan de estar oprimidas.
Y que conste que existen voces judías tan horrorizadas como tú o como yo.
Lo que más gracia me hace es que este tipo de gente crea en un cielo y un infierno.
Me da mucha risa.
Amarga.

Anónimo dijo...

Lo que está ocurriendo en Gaza es un auténtico genocidio en todo su amplitud. Es una espiral de violencia desmedida que se retroalimenta por sí mismo. El odio ancestral del mundo musulmán hacia el pueblo judío es contestado por éste de una manera absolutamente desproporcionada. Es verdad que tienen derecho a defenderse cuando un palestino se inmola, pero ¿de qué manera? ¿asesinando a niños inocentes? Claro la mayor parte de la culpa la tienen los cobardes dirigentes de Hamas que se esconden en colegios, hospitales (ellos y sus armas). Es decir que son sus propios dirigentes los que utilizan a la población civil como escudos humanos para sensibilizar a Occidente. Pero ¿qué hace EE.UU? por un lado critica con la boca pequeña los asesinatos judíos pero por otro financia armas a los israelitas, es decir jugando una doble moral como siempre...

Un saludo, Manuel