x

¿Quieres conocerme mejor? Visita ahora mi nueva web, que incluye todo el contenido de este blog y mucho más:

salvador-navarro.com

domingo, septiembre 23, 2012

Sentirse querido

Sólo hay algo más enriquecedor que sentirse querido, y ese algo es el querer de verdad.

Llevar tantos años compartidos con alguien que no me ofrece ningún resquicio de inseguridad en cuanto a su amor por mí ha contribuido espectacularmente a mi avance como persona en todos los campos, ha mejorado mi calidad humana, mi relación con los demás, mi carrera profesional o mi capacidad para escribir historias.

Tener una persona incondicional en sus sentimientos hacia ti, cuando en el fondo de tu corazón sabes que es así, te hace instintivamente cuidarla más, quererla más, entenderla mejor y saber ponerte en su piel.

Sé que hay mucha gente que pasa por este mundo sin llegar a obtener ese regalo del verdadero amor largo, estable y auténtico, y es tal vez por eso que lo valoro tanto, disfrutando el presente con calma y sin perder de vista que una de las razones últimas de mi felicidad la provoca el enorme placer de sentirme una persona amada.

Soy consciente de haber encontrado lo mejor de mí cuando tuve a mi lado al amor verdadero.

4 comentarios:

Alforte dijo...

Aunque solo sea a través de tus certeras palabras es emocionante ser testigo de algo tan hermoso, estremece observar que lo que para muchos es un anhelo casi irreal, para otras personas es una constante realidad capaz de traer toda la dicha que has descrito a tu vida.
Me alegro muchísimo que así sea, yo tampoco entiendo el amor de otra manera.
Felicidades a los dos!!!
Bsote

Salvador Navarro dijo...

Gracias, Alforte! Deseo el mismo amor para ti

Anónimo dijo...

Efectivamente. No hay dinero que compre el amor verdadero de una persona, que te quiera por lo que eres y no por lo que representas. Querer y ser querido es un anhelo buscado por todos pero amar de corazón sin esperar nada a cambio es la mayor felicidad de esta vida.

Felicidades,
Manuel

N-2 dijo...

Una de las bases de la felicidad segun Shakespeare es "no esperar nada de nadie". Esto concuerda perfectamente con lo que dices...y me explico:
con un amor verdadero a tu lado no tienes que preocuparte en esperar algo de esa persona...simplemente sabes que estará ahí en días en los que de tu boca sale un "no tengo ganas de hablar"...pero de tu corazón sale un "estoy deseando que se preocupes por mí"
Mis felicitaciones por ser feliz y por "no esperar"