lunes, junio 07, 2010

Mentir con sinceridad

-Mañana nos tomamos un café y me lo cuentas.

Y te quedas esperando a que te coja el teléfono al día siguiente para el café.

-Este jueves organizo una cena en casa. Os venís vosotros y os traéis a quien os apetezca. No traigáis vino, ni postre, me basta con vuestra presencia.

Pero desde el miércoles no da señales de vida el organizador de cenas.

-Este verano nos pasamos a visitaros a vuestro apartamento.

¿Quién venía a vernos que nunca vino?

-Me voy a Alicante esta semana, vuelvo el jueves. El jueves te llamo.

El jueves me llamas... querrás decir que a partir del jueves ya estás en Sevilla.

-Eres un tío muy especial. Contigo se puede hablar de cualquier cosa, estás en el mundo, nunca fallas. De mí, lo que necesites.

Me cuelga el teléfono y no devuelve la llamada.

-¡Me siento tan sola!, necesitaría pasar un fin de semana contigo en la playa.

Sí, ok, lo entiendo, has ligado, no, no te preocupes. Estoy bien en la playa a solas.

-Eres encantador.

¿Quién?, ¿yo?, ¿quién anda por ahí?...

-Te prometo que...

Miénteme con total sinceridad, que yo sigo aquí. No sé por cuánto tiempo.

6 comentarios:

nosequé dijo...

jajajajjaja, bueno, no importa. Hay algun@s que siempre estamos.
Mi querida madre, siempre decía que quien no venía a casa no se tenía que ir.
--------------------------------------------------
Hoy te deseo todo lo mejor, por muchas cosas, pero sobre todo porque eres muy currante y te lo mereces.
Besitos con mucha alegría

Anónimo dijo...

Hoy es un día estupendo, especial... Espero que ese derroche de "optimismo" sea algo pasajero. Un besaco,
M. Dufour

izhak dijo...

Ahora vuelvo

GonzaloRS dijo...

Jajaja…..mentiras piadosas…., intentos de quedar bien…, vivimos en un mundo acelerado donde no podemos realizar todo lo que deseamos, a veces nos faltan minutos…, el reloj corre y somos incapaces de pararlo.
Por otro lado, la sinceridad desnuda puede resultar agresiva, y no tiene porque ser una Verdad.
Mientras esas mentiras vayan acompañadas de un deseo sincero, ¡¡¡bienvenidas sean!!!

Aunque con el tiempo aprendes a quedar mucho mejor, callando…..jajá jajá

Anónimo dijo...

Esta semana te llamo, y nos tomamos un café.....Mentiras al modo sevillano.

Un abrzo y muchísima suerte.

ANTÍPODAS

el señorito andaluz dijo...

La frase del café la llevo escuchando años en Sevilla y me pone muy nervioso. Si no quieres quedar con alguien mejor buscar otra frase, porque si me hubiese tomado todos los cafés que con tanto ardor me han prometido, ahora mismo estaría taquicárdico. Es mejor un hasta luego y no prometer cosas que no se piensan cumplir.