domingo, enero 03, 2010

Zapatero

Reconozco especial simpatía por este hombre, vilipendiado en tantos medios de comunicación, tachado de incompetente, indeciso, integrista, ingenuo, voluntarista sin más, chaquetero, improvisador...

Desde mi propio campo, muy cercano al suyo, son muchos los errores que identifico en su trayectoria, los cuáles los resumiría en haber sido poco claro en sus estrategias políticas (a nivel de aliados, especialmente hablando de los grupos nacionalistas, cuyo único ideal es el terruño), en haber dado imagen de improvisación en cuestiones económicas (no me parece muy socialista ese beneficio de 400 euros en el IRPF o la ayuda universal de 2500 euros por nacimiento, debería de haberse hecho en función del nivel económico del interesado). Creo que ha errado en cuestiones internacionales, al menos no veo una línea clara, en que se moje en asuntos trascendentes (Cuba, Marruecos, Venezuela, la Unión Europea, Afganistán). No se puede estar a bien con todo el mundo, sobre todo cuando el mundo es tan terriblemente injusto. Creo que a Zapatero le ha faltado más contacto con la realidad de la calle, un impulso realmente fuerte en los terrenos de la investigación y la innovación científica, más valor a la hora de redactar la Ley Antitabaco. Creo que fue un error por su parte nombrar a Bermejo como ministro de Justicia, o a César Molina como Ministro de Cultura. Me hubiera gustado que durante esta terrible crisis que le ha tocado padecer se hubiese rodeado de un equipo técnico-economista de primer nivel. Se pueden mantener principios de izquierda pero coger el timón con las dos manos, el país se juega mucho. Y el timón no se puede coger si no se tienen todos los conocimientos necesarios.

Dicho esto, considero que Zapatero es una gran persona y un político con aún muchas cosas que aportar.

En su haber está la valiente reforma de la ley del aborto, la ley de Dependencia, pensando en los que más sufren, la ley del matrimonio homosexual, dando dignidad a los que siempre estuvieron marginados. Siempre ha luchado por mantener los derechos de los trabajadores, en una época en que hubiera sido fácil apoyar políticas más agresivas contra éstos, porque en época de grandes crisis vale todo.

Es una persona con principios, por mucho que se le quiera tratar de apocado. Es un hombre bueno que sueña con una sociedad que funcione bajo principios más humanos.

Poco a poco se acerca su final político en esta su etapa como Presidente del Gobierno de mi país. Dijo en su primer discurso, que yo escuché emocionado desde Francia días después del atentado del 11-M, que no nos fallaría.

Ha fallado como fallan todos los humanos, pero yo no tengo ningún reproche que hacerle a su persona.

Me parece un hombre digno, que enaltece la política, que se mueve exclusivamente por sus ideales y que siempre lo hará así.

Sería una gran alegría para mí que consiguiese frenar, reflexionar, tomar las medidas oportunas para los que tanta esperanza pusimos en él volvamos a creer que es posible construir un mundo más justo a base de buenas políticas.

Estos días celebramos menos muertos que nunca en carretera, menos mujeres muertas a manos de sus maridos que nunca. La muerte de ETA está más próxima que jamás lo ha estado. Algo han tenido que ver sus ministerios en todo esto y leyes aprobadas durante su mandato.

Deseo que estos años que queden hasta las próximas elecciones haga lo que esté en su mano para que, los que creemos en él, sigamos criticándolo con energía pero orgullosos de su quehacer como Presidente.

Mucho ánimo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy socialdemócrata y estoy de acuerdo contigo en casi todo.

Haciendo un poco de memoria, nunca olvidaré que Zapatero, en su primera legislatura, nos mintió cuando dijo que no estaba negociando con ETA y luego se demostró que sí lo estaba haciendo. Afortunadamente rectificó, y gracias a ello como tú bien dices, ETA, uno de los principales problemas que tiene la sociedad española, está más cerca que nunca de desaparecer.

En cuanto a la ley del aborto, no me parece que sea precisamente una reforma valiente. No creo que la mejor solución para evitar embarazos indeseados sea frivolizar con este tema con si de un dolor de cabeza se tratase. No voy a entrar en el debate de aborto sí aborto no, pero teniendo en cuenta que uno de cada siete embarazos es de menores de 20 años, creo que la educación tiene un papel muy importante en esta materia.
Bajo mi punto de vista, se tienen que volcar todos los esfuerzos en evitar esos embarazos adolescentes y no en interrumpirlos. Una educación en valores es imprescindible, como también una formación sexual a los 12 o 13 años, no a los 17 cuando la mayoría están más que iniciados en el tema, en la que no sólo se les explique cómo se pone un preservativo o que tipos de métodos anticonceptivos hay o los riesgos de enfermedades y embarazos si no se utilizan; sino que además se les explique lo que supone quedarse embarazada, la responsabilidad que se les viene encima, la pérdida de libertad, la dependencia que tendrán de esa criatura a la hora de hacer cualquier cosa. En definitiva, hacerles ver que un bebé no es un juguete, que cuando se cansan de él lo pueden dejar a un lado, y que la primera solución no es el aborto, sino evitar el embarazo.

Para mí, un presidente del gobierno no sólo tiene que transmitir que sueña con algo. Con el poder que tiene, debe actuar para que ese sueño compartido con muchos de sus votantes se lleve a cabo.

El problema que yo le veo a Zapatero es que está encantadísimo de conocerse, lo que le lleva a querer ser protagonista de todo y por tanto a desgastar su imagen hacia la opinión pública. Además, hay muchas veces que da la sensación de vivir en otro país, perdiendo con ello la credibilidad.

Creo en el mandato máximo de 8 años de un mismo gobierno. Es sana la renovación de ideas. Espero que sea una de las medidas de progreso que se lleven a cabo algún día no muy lejano.

Como tú dices, se acerca su final político como Presidente del Gobierno.

Le deseo la mayor de las suertes hasta que llegue ese momento.

Un saludo
Rivo

GIORDANO BRUNO dijo...

Después de haber perdido el poder suscribo lo dicho a cerca de Zapatero.Hizo muchas cosas bien y las dichas por elcomentarista mal.
Para mí la peor fue caer en las redes de la Iglesia y darle tanto dinero y privilegios.Mal no echar a todos los Profesores de religión de la Escuela Pública, trídos por AZNAR, sin oposición y escogidos por los Obispos y pagados por el Estado.Son 20, o 30 mil?. Qué derroche¡¡¡.