jueves, septiembre 04, 2008

Dudas amistosas

Tener dudas es sano. Obliga a plantearse preguntas. Buscar las respuestas ayuda a crecer.

Tengo dudas sobre lo que debe ser la verdadera amistad.

¿A un amigo se le perdona todo? Pienso que no.

¿A un amigo se le deben pedir explicaciones? Pienso que sí.

¿Nos podemos inmiscuir en la vida de un amigo? Creo que es necesario.

A mí me gusta que mis amigos se inmiscuyan en mi vida. Creo positivo que me digan a la cara que no me comporté bien frente a ellos en determinada situación. Siento que es sano el cabreo fuerte cuando no estás a la altura de lo que esa persona, a la que tienes entre las cinco más importantes de tu vida (dejando a un lado la familia), espera de ti.

¿Dónde está la frontera entonces? ¿quién delimita la barrera de la intromisión, de las explicaciones? Pienso que la clave está en el respeto.

A un amigo no se le puede aguantar que siempre llegue tarde (porque él es despistado), no se le debe permitir que siempre haga chiste de tus complejos (porque no tiene mala intención), no se le puede disculpar que siempre hable y nunca escuche, a un buen amigo no se le puede perdonar siempre (porque tiene poca correa), no se le debe ocultar información (porque le hará daño).

A un buen amigo se le debe tratar con calidez pero con responsabilidad.

Al amigo hay que amarlo como se aman a las cosas importantes. De un amigo hay que sentirse orgulloso por cómo es, no intentar cambiarlo, hay que quererlo por lo que es, no por lo que a ti te gustaría que fuese… pero cuando realmente se ama, hay que saber que esa persona que hemos elegido en nuestra vida para recorrer un largo camino juntos necesita de nosotros. No vale ser asépticos.

A mis amigos les quiero, y en ese querer entiendo que viene incluido el derecho a entrometernos.

Por respeto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El respeto es la clave para llegar a tener una verdadera amistad, pasarán los años y al mirar atrás veremos lo importante que han sido y siguen siendo esas personas. Vivimos en un mundo donde todo es inmediato, incluso las amistades. Soy una persona bastante retraida por eso no suelo dar mi amistad a las primeras de cambio, de nada me sirve tener mil personas a las que saludar por la calle y escuchar como preguntan por vida sin escuchar mi respuesta. Prefiero tener tres personas que cuando me caiga se agachen para ayudarme a levantarme, que cuando me abracen sea porque me quieren y que cuando tengan un problema yo haré todo lo posible para ayudarles. No soy muy sociable, pero el corazón siempre lo llevo en la mano.
C.

Anónimo dijo...

Realmente es complicado el tema de la amistad. Quizá porque le pedimos más que a cualquier otro sentimiento, exigimos más sin ser racionales a veces. Todo ello sin darnos cuenta que, antes que amigos, somos personas y por lo tanto susceptibles de equivocarnos.
En muchas ocasiones nos perdemos en reproches cuando deberíamos dedicar ese valioso tiempo en agradecer y sonreir por todo lo que nos aportan esas personas importantes que nos rodean. Es cierto que nos hacen daño, igual que nosotros lo hacemos en ocasiones, pero ahí esta el verdadero significado de la amistad, en perdonar y ser perdonados.
Espero que le vaya bien con sus amigos, y que consiga encontrar las respuestas que busca.
Un saludo

Salvador Navarro dijo...

La amistad es, ante todo, certidumbre, y eso es lo que la distingue del amor (Marguerite Yourcenar - El tiro de gracia)