martes, abril 30, 2013

Suiza

Suiza es un concepto tanto como un país, que podría equipararse a ciertos estratos de nuestra propia sociedad.

He tenido la suerte de visitarlo varias veces, sus lagos inmensos como pequeños mares, el paisaje verde de montañas redondeadas, las cumbres lejanas, las ciudades limpias de parterres cuidadísimos y un exquisito comportamiento ciudadano, frío y distante, desconfiado, impecable, altivo.

No es un país que viva sólo del dinero depositado en sus bancos, pero no sabemos distinguir hasta qué punto el haber llevado una política financiera opaca le permite mantener un estado del bienestar imposible de generalizar por doquier.

Sede de las Naciones Unidas sin formar parte de ella, neutral para todo lo que no sea recaudar dinero, Suiza es una forma de vivir sin querer reflexionar sobre qué bases.

Cada uno nace donde le toca y defiende su tierra por simple coherencia, pero la sociedad suiza tiene un punto de raíces podridas que acaba manifestándose a veces a partir de posturas hipócritas en forma de votos soberanos de su pueblo.

Sostenerse a partir de la falta de compromiso con ningún otro pueblo del mundo, fundamentando gran parte de su riqueza en la opacidad y el egoísmo de partes enfermas de avaricia de esos otros pueblos es una forma desleal de progreso que no puede servir de modelo a nadie.

Es una sociedad impecable en la gestión de su democracia o la defensa de los derechos humanos, pero ¿sobre qué bases?

4 comentarios:

Las Cosas dijo...

Es mirar a otro lado, a sabiendas de que lo que dejas de mirar está podrido... Es como ver una peli de terror a través de las rendijas que dejan los dedos de nuestras manos, cuando nos "protegemos" de la peli... Sarna con gusto...

Anónimo dijo...

Sí ahora hay que echar la culpa a otro país de la inutilidad, enchufismo y corrupción en España .... Primero hay que aprender del civismo y solidaridad del pueblo suizo y verán como cualquier país mejora ...

Samuel García dijo...

Hola Salva, al tanto de la historia de la corbata desde otras fuentes me acordé de ti y me pasé por tu blog para leerte un rato.

El año pasado entre con un amigo al MK2 de Beaubourg y me topé con una version de Suiza que me dejo el corazòn en un puño... si tienes la posibilidad (y ànimos) para verlo..., aquì te dejo las señas:

http://www.volspecial.ch/es/page/18-sinopsis

Sobre todo por anadir otro matìz a esto de una "sociedad impecable en la gestión de su democracia o la defensa de los derechos humanos".

La ética del marco legal suizo no sòlo hace aguas en cuestiones financieras ..., desafortunadamente.

Un abrazo
Samuel (desde los parises, a ver si una de estas nos vemos por aquì)

Salvador Navarro dijo...

¡Qué duro, Samuel!

Gracias por el enlace.

Un abrazo grande